medicadiet

Inteligencia nutricional a la hora de la compra (I)

La compra es  un momento clave para poder llevar una buena alimentación, aquí es donde decidimos y elegimos los productos que van a ser consumidos tanto por nosotros como el resto de nuestra familia.

Intentaremos elegir alimentos saludables, de buena calidad y, como no, a buen precio.

Ideas para organizar una buena compra:

Planificar un menú semanal: tendremos que tener en cuenta todos los alimentos necesarios para esa semana. En nuestro menú, incluiremos la mayor variedad posible de productos, fijándonos en las raciones recomendadas para una dieta equilibrada.

Echar un vistazo a la despensa para no comprar productos que ya tengamos en casa.

Hacer una lista de la compra con el menú que habíamos planificado, incluiremos los alimentos frescos (carnes, verduras, frutas, etc), no perecederos (arroz, legumbres, pasta,etc.) y congelados.

5 Consejos a la hora de ir a la compra:

Ir con tiempo: es necesario tiempo para poder fijarse bien en la calidad de los productos y poder comparar precios.

Ir sin hambre: ir con hambre  a la compra nos puede llevar a elegir alimentos ricos en grasas y azúcares simples. Compraremos productos que no son necesarios.

Observar la fecha de consumo preferente o de caducidad de los productos y fijarse en el estado de los envases, descartar abollados, deteriorados o abombados, así evitaremos tanto pérdidas de calidad del producto como posibles infecciones.

Hacer la compra con orden: empezaremos con los productos no perecederos (arroz, pastas, legumbre, conservas, cereales, bebidas, etc.), después los frescos (carnes, verduras, frutas, pescados, etc.) y por último los congelados (a poder ser meterlos en una bolsa isotérmica para no romper la cadena de frío). Para evitar contaminaciones tóxicas, no juntaremos nuestra compra de alimentación con la de productos de limpieza.

Aprovechar los productos de temporada, suelen ser de mejor calidad, sabor e incluso precio.

En próximos artículos, publicaremos más consejos para ayudarte a que tu compra sea lo más inteligente posible. ¡Estate [email protected]!

Ya hemos publicado la segunda parte. Puedes leerla aquí:  la compra inteligente (II)

Medicadiet, Adelgazamiento y Nutrición.

medicadiet

Más

Ruth Rodríguez, experiencia personal en medicadiet

Ruth Rodríguez es paciente de medicadiet en el centro de Hermosilla, aquí nos cuenta cómo ha sido su año de tratamiento con nosotros.

¡He perdido 12 kilos!

—————————————
Nota importante de medicadiet:
Un tratamiento nutricional no puede garantizar los mismos resultados en todas las personas. En Medicadiet trabajamos en un contexto de salud y con nutrición equilibrada y mediterránea, como indica la evidencia científica: Nuestros Planes Nutricionales siguen el consenso de FESNAD-SEEDO para el tratamiento de la obesidad y el sobrepeso
—————————————

¿Qué cosas han cambiado en tu vida desde que empezaste el tratamiento? ¿Cómo estabas antes y cómo estás ahora? ¿Qué objetivos has cumplido?

Aparte de la talla, ha cambiado significativamente mi dieta hacia una mucho más equilibrada. Además me siento más segura de mí misma, no únicamente porque ha mejorado mi aspecto físico y mi salud, sino porque he demostrado que puedo controlar algo que, en determinados momentos, llegaba a controlarme a mí.

Antes de empezar con el tratamiento, mi dieta era un caos… No había control: un día podía estar comiendo pizza y cenando hamburguesas, y al día siguiente no comer nada.

El tratamiento me ha ayudado a poner orden en algo tan básico como la alimentación. Y una alimentación equilibrada es un muy buen comienzo para ordenar otros aspectos de nuestra vida.

Casi un año después de comenzar el tratamiento, he cumplido más objetivos de los que marqué en un principio, y no solo que he perdido 12 kilos en 9 meses.

Ir de compras ha dejado de ser un momento desagradable e incluso han vuelto al armario pantalones y camisetas que estaban completamente olvidados; ya no recurro a la comida como vía de escape cuando llega un mal momento y lo más importante: no tiro la toalla porque una semana me haya saltado las pautas; sino que me organizo para aplicarme durante los siguientes días porque SÉ que puedo hacerlo.

¿Por qué recomendarías a otras personas este tratamiento?

Porque funciona. Porque si te comprometes y sigues las pautas que te indican, no solo consigues bajar de peso sino que, poco a poco, tus costumbres cambian hacia unas más sanas que te permiten continuar con el tratamiento incluso en las fechas más complicadas del año.

Porque durante el seguimiento no te sientes incómodo en ningún momento, ni te pierdes en explicaciones técnicas; entiendes lo que te están explicando y lo puedes aplicar inmediatamente.

Porque no recurren a pastillas, hierbas o sacrificios imposibles; los únicos componentes adicionales para nuestro tratamiento son el deporte y la motivación.

Y porque si en algún momento nos desviamos de nuestro plan, tu nutricionista no te culpa (que bastante mal me siento por no haberlo conseguido), sino que se preocupa por encontrar una solución, revisando una vez más la dieta e intentando adaptarla a nuestra situación personal del momento.

Ventajas y desventajas del método                                          

 Dentro de las ventajas, destacaría sin duda lo fácil que es adaptar el tratamiento a tu vida diaria. No tienes que estar pendiente de medidas o pesos que la mayoría de las ocasiones no podrías aplicar (¿dónde están las básculas si comes fuera de casa?). Las raciones son medidas con las que todos estamos familiarizados.

Además, al basarse en el intercambio de raciones, es muy fácil compensar los excesos.

Desventajas… tal vez el hecho de que no sea una dieta milagrosa, sino una dieta REAL; los resultados no son inmediatos; hay que ser constante y tener fuerza de voluntad para no dejar el tratamiento

Dificultades con las que te has encontrado durante el tratamiento

Aprender a controlar los momentos de debilidad… Te puedan aconsejar, dar trucos, ideas para superarlos…, y gracias a mi nutricionista los he conseguido superar, pero somos nosotros quienes tenemos la última decisión.

¿Cuál de los puntos desde donde enfocamos el tratamiento te ha sido más útil y por qué?

La palabra mágica: COMPENSACIÓN. Es fundamental si no queremos desesperarnos.

Personalmente disfruto mucho con la comida. Unos huevos fritos con patatas… un bocadillo de bacon con queso y pimientos… unas cervecitas con patatas mientras ves el partido… El mundo no se para simplemente porque tú estés a dieta. Y controlarse en esos momentos no siempre es fácil. Es comprensible que en alguna ocasión nos excedamos, pero si sabemos compensar, el exceso cometido pasará inadvertido en la báscula y nos servirá para sentirnos mejor por haber sabido solucionar “la crisis”.


Lee aquí otras experiencias personales en medicadiet


Tú también puedes compartir tu experiencia.

Llámanos a tu centro medicadiet y pregunta cómo puedes hacerlo.


Más

¡¡ VUELVEN LOS 80´s !! Y también a las meriendas

Vuelve a estar de moda la música que comprabas en vinilo y las tiendas venden de nuevo esos grandes estilismos de tu juventud. Si las discotecas hacen remember ochentero y su cultura no se olvida, ¡será que realmente vale la pena retomar esas buenas costumbres! Desde medicadiet te queremos recordar un momento importante de aquellos años: la merienda.

Ya conoces la importancia de realizar 5 comidas al día. La cuarta de ellas, generalmente, es la merienda. Debemos realizar a media tarde una ingesta suficiente y variada de alimentos que nos ayude principalmente en dos aspectos importantes:

  1. Afrontar con energía la tarde que nos queda, especialmente en los niños que tienen extraescolares, deporte, estudios… ¡o en los padres y madres que los acompañan!
  2. Evitar llegar con demasiada hambre a la cena, para reducir así esa sensación de ansiedad que al final calmamos con un picoteo descontrolado.

Por esta razón, nos hemos propuesto revivir las meriendas tradicionales, aquellas que eran tan completas y sanas, y que siguen siendo muy válidas dos décadas más tarde.

Sólo tienes que recordar qué llevabas en la mano mientras jugabas en el parque, lo que tu madre te llevaba al cole a la salida, o lo que la abuela te tenía preparado cuando llegabas a casa. Vuelve a ponerlo de moda, tanto en tu día a día como en el de tus hijos.

Te ayudamos a volver la vista atrás con algunas pistas:

Montadito de jamón serrano y tomate en rodajas con un zumo de naranja natural: rica en vitamina C y muy sabrosa.

Sándwich de pan de molde con jamón cocido y queso semicurado con un brik de zumo de melocotón y uva: para llevarlo al parque o tomarlo en la oficina.

Vaso de leche con galletas maría y una peramás tradicional, con alto valor nutricional y completa.

Batido de plátano, kiwi y manzana, con dos biscotes de pan y mermelada: una buena idea para tomar fruta, añade leche semidesnatada o yogur al batido y enriquece así en calcio.

Macedonia de frutas y medio sándwich de pavo: bajo en calorías y muy apetitoso.

Montadito de atún y tomate en rodajas con un refrescopara esos días en los que estás por la calle y entras a un bar a tomar algo.

Y aquí tienes algunas ideas renovadas, para que no te falten opciones:

Yogur desnatado con 5  fresas y un puñado de cereales: merienda completa, con lácteo, fruta y cereales.

Biscotes de pan tostado con queso de untar light y pavo en lonchas: es muy apropiada si lo que quieres es cuidar la línea, también puedes añadir una fruta para completarla.

Yogur desnatado con un kiwi troceado y un puñado de nueces: todo junto, mezcla de sabores y texturas.

Rebanada de pan con tomate triturado y un yogur líquido 0%mg: algo saciante y apetecible.

Recuerda que una merienda equilibrada te ayudará a completar las raciones diarias recomendadas de frutas, lácteos y cereales, según tu edad, composición corporal y situación fisiológica. Utiliza ideas variadas que combinen con lo que tomas en las demás comidas del día.

Más