Alimentación en Familia

La Merienda de los Niños

Hace un mes que volvieron al cole, y apenas 2 semanas llevan comiendo en el comedor. Pero las tardes siguen siendo en casa, y es importante cuidar lo que le damos a los niños de merendar.

Una correcta merienda debe ser de 3 a 4 horas después de la comida y de 3 a 4 horas antes de la cena, aportar la energía necesaria para pasar la tarde de estudio y extraescolares, y ser rica en vitaminas y minerales necesarios para el desarrollo de los más pequeños.

Puedes tener en cuenta lo que han comido para decidir enriquecer la merienda en alimentos que hayan faltado en la comida: fruta o lácteos, y hacerla más ligera o contundente según lo que hayan comido o lo que vayan a cenar.

Aquí tienes algunas ideas, ¡una para cada día de la semana!

LUNES – Sándwich de jamón cocido y queso + Zumo de frutas natural

MARTES – Yogur natural + 6 galletas maría

MIÉRCOLES – Gelatina de fresa + 2 puñados de nueces

JUEVES – Bocadillo de lomo y tomate triturado + Vaso de yogur líquido

VIERNES – Vaso de leche + 2 puñados de cereales + 1 pera

SÁBADO – Macedonia de plátano, naranja y manzana + 2 quesitos con biscotes

DOMINGO – Zumo de frutas natural + 4 galletas de chocolate

Más

Y los niños vuelven al comedor…

Empezaron las clases y con ellas el comer fuera de casa para muchos de nuestros pequeños. El comedor de guarderías y comedores escolares influye mucho en la alimentación de los niños, en la percepción de unos correctos hábitos alimenticios y en su estado nutricional. No olvidemos que constituye una parte importante de la dieta diaria que se repite cinco días a la semana. Por ese motivo, los padres debéis saber analizar el menú escolar de vuestros pequeños para completar su alimentación con las ingestas que realizan en casa para garantizar que el aporte nutricional a lo largo del día sea el adecuado.

Os queremos dar unos consejos muy sencillos para que pongáis en practica en casa:

 -          Ver calendario de menús, debemos hacerlo con antelación para organizarnos más cómodamente, una buena idea es hacerlo el fin de semana.

-          Planificar las cenas en función de las comidas, no repetir alimentos. Si comen ternera cenar pescado, si comen pollo cenar huevo, si comen verdura cenar ensalada…

-          Asegurar un correcto consumo de frutas, pescados, legumbres y verduras en casa. El consumo de pastas, arroces, carnes y lácteos suele estar garantizado en el comedor escolar.

-          Educar con el ejemplo, no debemos olvidar que la educación nutricional también se aprende en casa.

Es importante involucrarse en la alimentación de nuestros hijos, no sólo en casa, también fuera de ella. Deben seguir una alimentación variada y equilibrada para aportar todos los nutrientes que necesitan para garantizar un mayor rendimiento físico e intelectual.

Más

Diabetes Infantil: ¿Cómo manejarla?

NiñaLos primeros síntomas de esta enfermedad suelen aparecer con el aumento en la cantidad de orina y ésto hace que el niño padezca una sed mucho mayor de la habitual. También debe alertarnos la progresiva pérdida de peso.

¿Cuál es la dieta adecuada para el niño diabético?

Las necesidades nutricionales de los niños con diabetes tipo I son iguales a las de sus compañeros. Sin embargo, no pueden metabolizar correctamente los hidratos de carbono debido a la falta de insulina. El tratamiento de esta patología consiste en adaptar la insulina a una alimentación variada y equilibrada que cubra las necesidades de energía y nutrientes del niño

La insulina es una hormona que regula los niveles sanguíneos de azúcar. Por eso, la dosis debe ajustarse a la cantidad de hidrato ingerido y a la hora en que se toma. Un exceso de insulina podría provocar una hipoglucemia y un déficit tendría el efecto contrario, elevando la glucosa sanguínea.

El control de los hidratos de carbono es esencial para mantener la glucemia dentro de valores normales durante todo el día. Existen dos tipos de hidratos de carbono, los complejos y los simples. Los primeros incluyen el arroz, el pan, las pastas y legumbres y los segundos comprenden los azúcares, frutas, mermelada, miel,etc. El pan y las galletas es mejor que sean integrales ya que tienen un mayor contenido en fibra, que evita las oscilaciones bruscas de glucosa en sangre.

Es también importante el control de la grasa dietética, ya que el metabolismo de las grasas y el de los hidratos están relacionados. Un exceso de grasas en la dieta podría elevar la glucosa sanguínea y también modificar la insulinemia. En el diabético, al igual que en el individuo normal, no se aconseja que el porcentaje de grasas supere el 30% del total de la energía. Así, lo recomendable es reducir las grasas de origen animal presentes en la bollería industrial y usar el aceite de oliva como grasa de elección.

Las proteínas son esenciales para el crecimiento adecuado del niño ya que tienen un papel clave en la formación de tejidos.  Éstas no elevan la glucemia, por lo tanto no necesitan un aporte extra de insulina. En una dieta variada es importante que ingiera alimentos proteicos de todos los grupos. En general, se debe priorizar el consumo de carnes magras y pescados blancos sobre el de carnes transformadas como salchichas o embutidos. El huevo es una muy buena fuente de proteínas y minerales como el hierro y el magnesio. Su consumo aconsejado es de tres a la semana.

Los lácteos son la principal fuente de calcio, mineral clave en la formación de estructuras óseas. En el niño diabético es preferible que sean descremados ya que tienen un menor contenido en grasa, siendo ésta además saturada.

Las necesidades de vitaminas son iguales en la diabetes que en la población general. Puedes asegurar  su correcto aporte con el consumo de cinco raciones al día de frutas y verduras.

Los alimentos que más benefician a los diabéticos son las verduras y las frutas. Éstos son ricos en fibra, que evita los aumentos bruscos de glucosa en sangre. Son alimentos de baja densidad energética y no tienen efecto en la glucemia.

¿Cómo controlar la diabetes infantil?

Como hemos comentado, los padres deben conocer el contenido de hidratos de carbono de los alimentos y regular el aporte de insulina consecuentemente. En el caso de alimentos preparados, hay que  consultar el etiquetado nutricional para conocer la cantidad total de hidratos de carbono, pero también de otros nutrientes que también pueden afectar al nivel de hidratos. Por ejemplo, algunos chicles o caramelos “sin azúcar” pueden hacernos pensar que no importa que el niño  diabético los consuma. Su consumo debe ser moderado ya que algunos contienen edulcorantes como los polioles que, aunque no modifican apenas la glucosa sanguínea, pueden variar los niveles de insulina ya que aportan energía. Un elevado consumo puede tener también efectos laxantes. Debe evitarse la bollería indutrial por su contenido en grasas trans y los refrescos azucarados.

En cuanto al número de ingestas, se aconsejan cinco a lo largo del día ajustando la insulina al contenido de hidrato de éstas. Se debe tener en cuenta la actividad física que va a realizar el niño, ya que si va a ser elevada al principio del día, no es necesaria una dosis extra de insulina en la toma de media mañana. A veces se aconseja también una sexta ingesta para añadir una dosis extra de hidratos de carbono y así evitar la hipoglucemia nocturna.

Como no puede ser de otra manera, el objetivo final es que el niño poco a poco aprenda a controlar su alimentación y el aporte de insulina relacionado. Es por tanto interesante implicar al niño en la dinámica del tratamiento ya que, si siempre es importante la educación nutricional de un niño, en este caso es clave para que con el tiempo pueda adquirir independencia.

Artículo por Medicadiet

Más

Trucos para que los niños coman pescado

Trucos niños pescadoSon muchos los niños que son reacios a comer pescado. Aquí os ofrecemos algunos consejos y trucos sobre como hacer que los más pequeños de la casa disfruten con los productos del mar.

El pescado, junto con las verduras y las frutas es de “los grandes monstruos del plato” de los niños, a pesar de que es un alimento que en si mismo concentra gran cantidad de nutrientes básicos y necesarios para su correcto crecimiento y desarrollo. Podemos destacar las proteínas, hierro, calcio, zinc, omega 3 y vitaminas A, D, E y del grupo B.

Más

Comer en Familia

Comer en Familia Medica DietLa adquisición de unos buenos hábitos alimentarios desde pequeños es clave para seguir un estilo de vida saludable y prevenir multitud de enfermedades. Sin embargo, se está perdiendo la costumbre de comer en familia, permitiendo así que los más pequeños adquieran malos hábitos en la alimentación.

Muchos estudios han demostrado que compartir la mesa familiar impacta de manera positiva en el desarrollo físico, social y emocional de las personas, y particularmente de los niños.

Más