Blog de Nutrición para la Vida Diaria

Consejos de Nutrición y Dieta Mediterránea para la Vida Diaria

Cuidado con el Aporte de Fósforo en tu Dieta

esqueleto

¿El exceso de fósforo y proteínas en mi alimentación puede provocar una disminución de mi masa ósea?

El hueso está formado principalmente por colágeno, proteínas óseas, calcio y fósforo. Sus funciones principales son proporcionar rigidez, movimiento, proteger órganos vitales y mantener unos niveles de calcio en sangre adecuados. La pérdida de masa ósea puede desencadenar enfermedades como por ejemplo la osteoporosis, donde por causa de esta desmineralización ósea, los huesos se vuelven más porosos y frágiles, y al ser menos resistentes, son más susceptibles a fracturas. Es muy importante mantener una buena salud ósea.

El calcio tiene un papel muy importante en el desarrollo de nuestros huesos, la gran mayoría de calcio de nuestro cuerpo se encuentra en ellos. Es el mineral más abundante en el organismo y constituye un 2% del peso corporal. Interviene en procesos de coagulación de la sangre, en la contracción muscular y transmisión de impulsos nerviosos. Este mineral se encuentra en productos lácteos, frutos secos, legumbres, verduras de hoja verde y pescados con espina.

El fósforo también tiene un papel muy importante junto al calcio, para el correcto desarrollo de los huesos. Este mineral constituye un 1% del peso corporal de la persona. Forma parte de los huesos y los dientes, de las membranas celulares, del material genético y otras estructuras del cuerpo aunque su principal función es la formación de huesos y dientes y participar en reacciones metabólicas de almacenamiento de energía. Este mineral se encuentra en varios alimentos, por eso es difícil que haya déficit y fácil superar las recomendaciones. Las principales fuentes de fósforo son los alimentos proteicos de origen animal como las carnes, pescados, huevos y lácteos.

Concentraciones muy elevadas de fósforo en la dieta pueden disminuir la absorción de calcio, aumentando su eliminación en orina. Esta situación a largo plazo puede provocar una pérdida de masa ósea, sobre todo si la ingesta de calcio en la alimentación es menor a la recomendada.

La ingesta de proteínas en muchos países industrializados supera aproximadamente un 50% de las recomendaciones diarias. Se ha demostrado que el consumo elevado de proteínas también puede disminuir la absorción de calcio, aumentando su eliminación en la orina. Al aumentar el consumo de proteínas, también se ve aumentada la ingesta de fósforo.

El fósforo y el calcio se encuentran en equilibro en el cuerpo, para regular este desequilibrio provocado por el aumento de proteínas y fósforo en nuestra alimentación, nuestro cuerpo se ve obligado a utilizar reservas de calcio de los huesos, así debilitándolos.

No solamente son estos los factores que pueden hacer que nuestros huesos se vuelvas más porosos, otras causas podrían ser, aporte inadecuado de calcio, de vitamina D o de fósforo, demasiada sal, exceso de proteínas o de grasas y no realizar ejercicio físico.

Una dieta equilibrada que asegure cubrir tus necesidades junto con ejercicio físico es la mejor opción para mantener nuestros huesos fuertes y sanos.

Artículo por Medicadiet

Más

¿Necesitas un Plan Nutricional Personalizado?

Pincha aquí para ver el
teléfono de tu centro

Madrid • Barcelona • Zaragoza

La 1ª Consulta es Gratis

x
Madrid91 550 30 14
Barcelona931 187 928
Zaragoza976 48 20 97
Online91 550 30 14
Almería695 408 999


Acepto la polí­tica de protección de datos Loader

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>