Blog de Nutrición para la Vida Diaria

Consejos de Nutrición y Dieta Mediterránea para la Vida Diaria

La hidratación también importa en invierno

invierno

Con la llegada del invierno conviene recordar la importancia de mantenerse bien hidratado dado que no solemos prestarle la misma atención que en los calurosos meses de verano. ¿Puedo deshidratarme en invierno? ¿Qué puedo hacer para evitarlo?

Importancia de una buena hidratación

El agua representa el 70% de nuestro peso corporal, además de ser elemento fundamental en nuestro organismo ya que interviene en numerosos procesos como la respiración, digestión o termorregulación.

La EFSA (Agencia Europea de Seguridad Alimentaria) fija como recomendación general la ingesta de 2-2,5 l de agua al día. Aproximadamente el 20% de las necesidades de agua se cubren a través de los alimentos, mientras que el restante 80% debe cubrirse a través de la ingesta de líquidos.
A lo largo del día el organismo va perdiendo agua a través de:

  • Orina
  • Heces
  • Sudor
  • Respiración

Es importante cubrir estas pérdidas de agua para evitar situaciones de deshidratación en las que, en función del porcentaje de pérdida, aparecen síntomas como:

  • Disminución de la atención y concentración.
  • Disminución del rendimiento.
  • Disminución de la memoria a corto plazo.
  • Cefaleas y/o desorientación espacio-temporal.

En el caso de realizar actividad física recuerda que debes aumentar la ingesta de agua ya que las demandas de nuestro organismo se ven aumentadas por las pérdidas en forma de sudor.

Mantén un buen estado de hidratación

Aunque el frío reduzca la sensación de sed y el primer sorbo no cause la misma sensación de placer que cuando hace calor, uno debe ser consciente de la necesidad e importancia de hacerlo. A continuación te damos algunos cuantos tips para mantener una buena hidratación:

  • Verduras de temporada: Elabora con ellas sopas, cremas o caldos; además de aportar agua, calman tu apetito y te ayudan a entrar en calor.
  • Frutas de temporada: Enteras, en zumos, batidos, granizados o gelatinas. Te aportarán fibra, vitaminas y minerales al igual que agua.
  • Infusiones: Tés, manzanillas, rooibos, matcha. Si incluyes una taza o vaso en el desayuno, a media mañana, tras la comida o a media tarde estarás contribuyendo a mantener una buena hidratación al mismo tiempo que te ayudarán a evitar acumular líquidos.
  • Caldos de pollo, verduras o pescado: Elabora con ellos caldos desgrasados y prescinde de los comerciales ya que presentan un alto contenido en sodio.

Artículo por Medicadiet

Más

¿Necesitas un Plan Nutricional Personalizado?

Pincha aquí para ver el
teléfono de tu centro

Madrid • Barcelona • Zaragoza

La 1ª Consulta es Gratis

x
Madrid91 550 30 14
Barcelona931 187 928
Zaragoza976 48 20 97
Online91 550 30 14
Almería695 408 999


Acepto la polí­tica de protección de datos Loader

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>