Blog de Nutrición para la Vida Diaria

Consejos de Nutrición y Dieta Mediterránea para la Vida Diaria

Lactancia y Dietas Hipocalóricas, relación indeseable

baby 23-may

La lactancia es el período en el que los requerimientos nutricionales aumentan algo más que en el embarazo debido a la cantidad de alimento que se va a transmitir al pequeño. Se necesitan aproximadamente 500 kcal más de la dieta normal que suele realizarse.

Los objetivos que se deben alcanzar son:

- Cubrir las necesidades de la madre, para evitar deficiencias nutricionales.

- Cubrir las necesidades del bebé en cuanto a la calidad y el volumen de leche.

¿Por qué NO debes hacer dieta?

La alimentación durante la lactancia no debe ir enfocada a bajar de peso sino a garantizar un correcto estado de salud. Se debe seguir una alimentación completa, desde el punto de vista energético y nutricional. No debes preocuparte si aún no has bajado los kilos de más que cogiste durante el embarazo; los bajarás en torno a dos o tres meses.

Por tanto, no debes hacer una dieta hipoproteica ni hipocalórica, ya que al bebé no le será suficiente para alimentarse.

Aquí tienes algunos consejos para una alimentación variada en esta etapa

- Menú sano y variado. Los niveles de proteínas, grasas e hidratos de carbono de la leche materna no son proporcionales con los niveles de los mismos en la dieta de la madre. Lo que si está relacionado es la cantidad de dieta materna (es decir, lo que consume la madre) con la cantidad de leche que se produce. Por esta razón se recomienda que continúes con la dieta sana y variada. Esto significa una dieta rica en hidratos, proteínas y grasa y que no presente déficit de ningún micronutriente.

- Extra de energía. Como hemos señalado, el aumento de requerimientos nutricionales eleva las calorías de tu dieta normal a 500 kcal más sobre esta. Esto es algo flexible; en algunos casos si se ha acumulado mucha grasa durante el embarazo ya no es necesario este aporte extra de energía, pero si después del nacimiento del pequeño tu peso está por debajo del habitual, debes incrementar las calorías.

- Los minerales son fundamentales. El calcio es uno de los más importantes durante esta etapa. Debe aumentarse su consumo en torno a 1200 mg al día (lo equivalente a un litro de leche). Es muy importante debido a la calcificación de los huesos. Alimentos ricos en este mineral son la leche y sus derivados lácteos. El hierro en esta etapa no es tan necesario como en la gestación, pero es imprescindible; gracias a las carnes y las fuentes vegetales lo puedes introducir en tu dieta. El zinc y el cobre también son importantes, los cuales están presentes en las legumbres, el marisco, los cereales enriquecidos…

- No te olvides de las vitaminas. Especialmente las vitaminas A (acelgas, zanahorias, hígado, yema de huevo), E (frutos secos, pescado, aceites vegetales) y D (salmón, sardinas, huevos, leche, cereales) entre las liposolubles y C (cítricos, patatas, tomates) entre las hidrosolubles.

- Acuérdate de beber. Debes cuidar la ingesta de líquidos para que la leche tenga un volumen adecuado. Para esto debes tomar aproximadamente ocho vasos diarios de líquidos: agua, zumos, caldos… Te recomendamos no tomar té, café ni bebidas estimulantes, ya que son demasiado excitantes y pasan directamente a la leche materna.

- Evita el alcohol. Pasa a la leche materna y produce efectos perjudiciales para el bebé.

Artículo por Medicadiet

Más

Mejorar tu Alimentación durante el Embarazo

Pincha aquí para ver el
teléfono de tu centro

Madrid • Barcelona • Zaragoza

La 1ª Consulta es Gratis

x
Madrid91 550 30 14
Barcelona931 187 928
Zaragoza976 48 20 97
Online91 550 30 14
Almería695 408 999


Acepto la polí­tica de protección de datos Loader

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>