Blog de Nutrición para la Vida Diaria

Consejos de Nutrición y Dieta Mediterránea para la Vida Diaria

Mejora tu salud y tu rendimiento con la hidratación

bebidas deporte

¿Sabes qué son las bebidas deportivas? En el artículo de hoy veremos qué son, para qué se usan y cómo actúan sobre la hidratación durante el ejercicio. Además te propondremos un ejemplo fácil de cómo hacer una bebida deportiva casera. ¡No te lo pierdas!

Las bebidas deportivas no son bebidas energéticas

Muchas veces los deportistas hablan de bebidas energéticas cuando quieren decir deportivas. La realidad es que ambos son preparados líquidos completamente diferentes en composición y en el objetivo de su consumo.

Por un lado las bebidas deportivas deben contener una composición específica para conseguir una rápida absorción de agua y electrolitos y prevenir la fatiga. De ahí que deban contener agua (para la rehidratación), electrolitos (reposición de sodio, cloro y potasio) e hidratos de carbono (retraso de fatiga).

Por otra parte, las bebidas energéticas además de ser ricas en azúcares contienen otros ingredientes generalmente estimuladores del sistema nervioso central (cafeína o guaraná), aminoácidos, vitaminas y/o extractos vegetales. Por tanto y teniendo en cuenta que la ingesta de alimentos y fluidos durante la actividad física está dirigida a mantener un óptimo estado de hidratación y conseguir retrasar la fatiga, estas bebidas no están aconsejadas ya que no responden a las funciones de las bebidas deportivas.

Una correcta hidratación es esencial para el rendimiento deportivo

El resultado de no mantener un estado de hidratación óptimo durante los entrenamientos o durante una competición es en primera instancia, la disminución del rendimiento. Disponer de un nivel de agua corporal permite al cuerpo refrigerarse cuando estamos en ambientes calurosos. La incapacidad para disipar calor a través del sudor puede terminar en golpes de calor y muerte.

Durante el desempeño deportivo el ritmo de reposición de agua y electrolitos difícilmente es satisfecho por lo que perderemos más agua de la que podremos restaurar. De esta forma, a partir de pérdidas del 2-3% del peso corporal ya notamos disminución en nuestro rendimiento deportivo: mayor percepción de esfuerzo, pérdida de capacidad para generar fuerza y calambres.

Como regla general, si la competición dura más de 30 minutos, hay que beber en torno a 150-200 ml de agua (lo que equivaldría un vaso de plástico común en los puntos de avituallamiento) cada 15-20 minutos y sin esperar a tener sed (la sed ya nos indica que estamos parcialmente deshidratados). También es recomendable que el agua o bebida deportiva se encuentre entre los 10-15 grados y con sabor dulce para que sea agradable al deportista y despierte las ganas de beber.

El sodio es imprescindible en la hidratación corporal

El sodio es un electrolito imprescindible de las bebidas deportivas. Nos ayuda a retener el agua que bebemos y a mantener un equilibrio electrolítico en el cuerpo. No obstante, muchos deportistas que solo beben agua durante pruebas de larga duración en ambientes calurosos sin adición de sodio corren el riesgo de desarrollar un cuadro de hiponatremia con síntomas como confusión mental y debilidad muscular, pudiendo llegar incluso a convulsiones, coma y, eventualmente, la muerte. Para evitar estas complicaciones, el sodio tiene que estar presente en las bebidas deportivas en unas cantidades de entre 460-1150 mg/L. La reposición de potasio no es tan esencial durante el ejercicio, pero sí que conviene incluirlas en la bebida de después.

Los hidratos de carbono, fundamentales en la prevención de la fatiga

Los hidratos de carbono son la principal fuente de energía durante la actividad física y su ingesta retrasa la fatiga y permite estar más tiempo realizando la actividad. Por ello, estas bebidas para denominarlas “bebidas deportivas” deben contener una concentración determinada que no debe superar el 6-8% ya que influye en su nivel de absorción, así como tener dulzor para estimular la sed.

Prepara tu propia bebida deportiva

Hacer esta bebida es muy fácil y rápido. Simplemente tienes que diluir en un 1 litro de agua: 1 cucharada pequeña de sal y otra de bicarbonato sódico, el jugo extraído de 2 limones pequeños o uno grande y 2 cucharadas soperas de azúcar.

Un aspecto a destacar de las bebidas deportivas es que deben probarse durante los entrenamientos para llegar al objetivo de hidratación del deportista y no causar molestias gastrointestinales durante la competición. Por esta razón, desde Medicadiet no sólo te proponemos un plan de alimentación sino un plan de hidratación que esté personalizado a tu deporte.

Ya conoces cómo de importante es la selección de la bebida para hidratarte y cómo debe ser tu bebida deportiva para rendir mejor. ¡Desde Medicadiet te animamos a que experimentes y que prepares tu propia bebida para no dejar de entrenar aunque suban las temperaturas! ¡Te esperamos para ayudarte en tu plan nutricional y rendir al máximo potencial!

Artículo por Medicadiet

Más

¿Quieres Mejorar tu Rendimiento Deportivo?

Pincha aquí para ver el
teléfono de tu centro

Madrid • Barcelona • Zaragoza

La 1ª Consulta es Gratis

x
Madrid91 550 30 14
Barcelona931 187 928
Zaragoza976 48 20 97
Online91 550 30 14
Almería695 408 999


Acepto la polí­tica de protección de datos Loader

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>