Blog de Nutrición para la Vida Diaria

Consejos de Nutrición y Dieta Mediterránea para la Vida Diaria

Suspendemos En El Consumo De Sal Diaria

sal2

Según investigaciones realizadas en  la Escuela de Salud Pública de Harvard (aún no publicadas) el 75% de la población mundial consume el doble de sodio de lo recomendado. En España la situación es bastante alarmante. AESAN (la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición) ha calculado una media de consumo de 9,9 gramos de sal al día, el doble de lo que consideramos saludable.

¿Cómo podemos llegar a consumir una cantidad tan elevada de sal?

En realidad, del 100% de sal consumida, el 72% procede de la que es añadida a los alimentos industriales durante su fabricación; se usa como conservante más que para dar sabor, en los alimentos precocinados, el pan, las conservas…, la sal natural de los alimentos constituye un 8% y la sal con la que condimentamos los platos compone un 20%.

La sal, tal y como la conocemos, contiene un 60% de cloro y un 40% de sodio. La recomendación de la OMS de consumo de sodio al día es de 2,4 gramos de sodio (lo que equivale a 5 gramos de sal) como máximo, y para las personas con alguna patología como hipertensión arterial debe reducirse hasta 1,5 gramos al día. Con estos datos, podemos decir que las industrias no se preocupan de que estas cantidades sean tan elevadas.

¿Por qué necesitamos la sal en nuestra dieta?

Es la mayor fuente de sodio de nuestra dieta, y dicho mineral lo necesitamos para ciertas funciones del organismo, como:

Controlar la cantidad de agua del cuerpo humano, manteniendo el pH de la  sangre.

Introducir agua en el interior de las células para ayudar a que el cuerpo se mantenga hidratado.

Regular los fluidos del cuerpo.

Ayudar a la relajación muscular y a transmitir impulsos nerviosos.

Riesgos de un exceso de la ingesta de sal: ¿Por qué es tan alarmante?

A largo plazo podemos encontrarnos con consecuencias difíciles de revertir y que necesitan un control y cuidado en la dieta.

Hipertensión arterial: las arterias pierden elasticidad y se vuelven más rígidas dificultando el trabajo del corazón y los riñones. Esta patología es la causa de otros trastornos.

Retención de líquidos: cuánta más sal consumimos, más agua retenemos, y por tanto, eliminamos menos líquidos; esto favorece que se puedan generar edemas e hinchazones.

Desde Medicadiet, por encima de todo, apoyamos la dieta y la alimentación como la principal y mejor ayuda para prevenir o mejorar el estado de salud. Así que os damos algunos consejos que esperamos que os sirvan para mejorar los hábitos del consumo de sal:

· Antes de utilizar las conservas de vegetales y frutas, lavarlas.

· Sustituir la sal por otras especias y hierbas aromáticas que den sabor

· Tomar con frecuencia alimentos frescos para que puedas evitar el consumo de los procesados y precocinados, que contienen más cantidad de sal.

· Es mejor que añadas sal posteriormente al cocinado.

· Cocinar al vapor, ya que al no haber un medio con el que el alimento entra en contacto se conserva mejor el contenido natural del sodio y así evitaremos añadir sal.

· Adquirir sal con bajo contenido en sodio, ya que aporta la mitad de sodio que la sal común.

Aplica estos consejos. ¡Tu salud está en juego!

Artículo por Medicadiet

Más

¿Necesitas un Plan Nutricional Personalizado?

Pincha aquí para ver el
teléfono de tu centro

Madrid • Barcelona • Zaragoza

La 1ª Consulta es Gratis

x
Madrid91 550 30 14
Barcelona931 187 928
Zaragoza976 48 20 97
Online91 550 30 14
Almería695 408 999


Acepto la polí­tica de protección de datos Loader

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>