All Posts tagged Alimentos

La importancia de la leche

milk-435295_640En los últimos años ha existido una corriente en contra del consumo de leche atribuyéndole efectos negativos sobre tu salud. Desde enfermedades respiratorias hasta incluso cáncer.  Sin embargo, no existen estudios o ensayos clínicos que avalen dichas opiniones. La leche es un alimento completo en cuanto a proporción de macronutrientes y representa una de las principales fuentes de calcio, mineral fundamental en la formación y mantenimiento de la masa ósea a lo largo de la vida.  Desde Medicadiet os recomendamos que la leche y sus derivados se incluyan a diario en tu dieta, ajustando las cantidades a la edad y situación fisiológica de cada uno.

Más

¿Qué son los superalimentos?

Pescado azul omega 3Se trata de alimentos que tienen propiedades beneficiosas sobre la salud, como por ejemplo, la capacidad de disminuir el riesgo de enfermedades como el cáncer, ó problemas cardiovasculares. Si bien se trata de alimentos saludables, no se deben crear falsas expectativas sobre la curación de estas graves patologías.

¿Cuáles son?

La lista de superalimentos es interminable. Cereales integrales, proteínas magras, frutos secos, pescados azules, cítricos, el té ó el chocolate son algunos de los más nombrados.

Dentro del grupo de los antioxidantes están frutas y verduras como el brócoli, el tomate, los arándanos, la naranja ó el kiwi, todos ellos ricos en vitamina C.  El tomate contiene una sustancia llamada licopeno, poderoso antioxidante que disminuye el riesgo de cáncer de próstata. Los arándanos se usan también en el tratamiento de infecciones urinarias.

aceite olivaEl ajo es el alimento vegetal más nombrado en la literatura por sus propiedades medicinales. Se recomienda en la prevención de enfermedades cardiovasculares por reducir el colesterol y la tensión. Existen algunas evidencias de que el consumo de puede reducir el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares por su contenido de flavonoides. El consumo moderado de vino se asocia con un menor riesgo cardiovascular por la presencia de compuestos fenólicos capaces de inhibir la oxidación del LDL (colesterol malo).

El aceite de oliva debe ser la grasa de elección de nuestra dieta, ya que al ser insaturada, es cardiosaludable y además es beneficioso en el tratamiento de alteraciones gastrointestinales. La avena es fuente de fibra y reduce el colesterol, disminuyendo por tanto el riesgo de enfermedades ateroscleróticas y cardiovasculares. Las isoflavonas presentes en la soja previenen la aparición de estas enfermedades y juegan un importante papel en la prevención del cáncer, osteoporosis y en el alivio de los síntomas menopáusicos.

Los frutos secos son ricos en grasas monoinsaturadas, vitaminas, minerales y fibra que favorecen la salud cardiovascular pero son muy energéticos por lo que se debe moderar su consumo en las dietas de control de peso.

Es interesante destacar la miel por su contenido en vitaminas, minerales y sustancias antisépticas, que ayudan a combatir infecciones.miel

Si pasamos a los alimentos de origen animal, el pescado azul es rico en ácidos grasos poliinsaturados omega 3, que disminuyen el nivel de triglicéridos sanguíneos previniendo la aparición de enfermedades cardiovasculares y cáncer. Los derivados lácteos pueden ser considerados como “superalimentos”, no sólo por ser la fuente de calcio por excelencia sino por su papel protector en el cáncer de colon. El yogur es un alimento probiótico ya que contiene microorganismos vivos que afectan beneficiosamente a la flora intestinal y mejoran el sistema inmunitario. La ternera contiene ácido linolénico conjugado, efectivo anticarcinógeno y posible modificador de la composición corporal disminuyendo la masa grasa y aumentando la masa magra, consiguiendo un metabolismo más eficaz.

¿Cómo los incluimos en nuestra dieta?

Si bien éstos “superalimentos” tienen beneficios sobre la salud del consumidor, se debe evitar la creencia de atributos mágicos y absolutos sobre ésta. Ningún alimento tiene  poder curativo de enfermedades  aunque sí pueden prevenir su aparición. No debemos pensar que cuanto mayor sea el consumo de estos alimentos, menor será el riesgo de sufrir una patología. El objetivo debe ser incluir estos superalimentos dentro de una alimentación variada, estando presentes todos los grupos de alimentos. Combínalos siempre de acuerdo al patrón de dieta mediterránea, en la que el hidrato de carbono es la base y el consumo de grasas es moderado.

medicadiet, adelgazamiento y nutrición

Más

Alimentación y estado de ánimo

Nutrición y equilibrio

De forma intuitiva, todos hemos relacionado alguna vez nuestro estado de ánimo con nuestra alimentación.  La ansiedad antes de comer, o la alegría tras un tentempié no son casuales. En este artículo te contamos cómo influyen los alimentos o la falta de ellos en tu humor.

Cuando se come demasiado poco

Es muy típico que se experimente un estado de apatía, o irritabilidad cuando se realiza una dieta demasiado restrictiva. Esto no sólo se produce por el hecho de estar en una fase de control  de la alimentación, sino que el evitar ciertos productos que en otras circunstancias se consumirían, puede provocar frustración o ansiedad.

tristeTambién se produce este cambio por la falta de algunos nutrientes que influyen en el correcto funcionamiento de nuestro sistema nervioso. Una alimentación desequilibrada puede producir carencias específicas de vitaminas o minerales que se manifiestan mediante síntomas o sensaciones como apatía, desgana, irritabilidad, nerviosismo, cansancio, falta de atención, fallos de memoria, de concentración e incluso depresión. Por ello es recomendable el manejo de dietas equilibradas, para que las ingestas mínimas recomendadas de estos nutrientes sean respetadas.

Iniciar una dieta equilibrada como las que hacemos en medicadiet, siempre conlleva un cambio de hábitos y algunas renuncias.  Esto puede generar ansiedad, y por eso es importante trabajar la motivación y aprender técnicas para controlar las situaciones de riesgo. Tu nutricionista personal y nuestros talleres de grupo, te enseñarán las herramientas adecuadas para superar estas dificultades.

Glucosa, la gasolina del cerebro

La principal fuente de energía del cerebro es la glucosa. Para conseguir un nivel de glucosa constante en sangre debemos consumir con la frecuencia adecuada (cada 3 ó 4 horas) alimentos ricos en hidratos de carbono como arroz, pasta, legumbre ó patata. Una hipoglucemia mantenida puede ser la causa del nerviosismo, la irritabilidad ó el cansancio

Otros nutrientes que afectan al equilibrio psíquico

como bien, estoy feliz

El triptófano, la hormona del humor

El triptófano es un componente de las proteínas y es necesario para la producción de serotonina, también llamada hormona del humor. Esta hormona actúa como neurotransmisor que regula el estado de ánimo. Esta sustancia también determina nuestros ciclos de sueño y de vigilia.

Alimentos ricos en triptófano: huevos, lácteos, pescados, carnes, legumbres (soja), frutos secos, frutas (plátano, piña, aguacate).

Vitaminas del grupo B

Las vitaminas del grupo B son las que más influyen en el buen funcionamiento del cerebro y del sistema nervioso en su conjunto. Participan en las reacciones de obtención de energía, especialmente la B1; la B3 es esencial para el equilibrio psíquico; la B5 interviene en la síntesis de hormonas del estrés. La B6 y B12 intervienen en la síntesis de neurotransmisores, junto con el zinc y el magnesio.

Alimentos ricos en vitaminas grupo B: cereales integrales, levadura de cerveza, germen de trigo, legumbres, frutos secos, etc. La B12 está en la carne, huevos, pescado, y también en el miso, polen, espirulina, algas marinas.

Ácidos grasos esenciales

Los ácidos grasos esenciales forman parte de las células del cerebro y son fundamentales para el desarrollo y funcionamiento del sistema nervioso.

Están presentes en el aceite de semillas, frutos secos, germen de cereales, aguacate, cereales integrales, soja y germen de trigo.

Hierro

El hierro también participa en la síntesis de neurotransmisores. Por ello, el déficit de este nutriente se relaciona con menor capacidad de concentración, de atención y de memoria.

Alimentos ricos en hierro: almejas, berberechos y similares, levadura, morcilla, vísceras (hígado, riñón), germen de trigo, foie gras, carnes (sobre todo de caballo), pescados, legumbres, frutos secos o cereales integrales.

Alimentos estresantes

colaLa cafeína, el té, las bebidas de cola, el cacao y el chocolate contienen sustancias estimulantes del sistema nervioso central y pueden causar agitación y nerviosismo si se ingieren en grandes cantidades. El ginseng también es un potente excitante y se añade a ciertas bebidas estimulantes o se consume como complemento.

Es importante saber que el alcohol altera al sistema nervioso ya que es un tóxico para las células del cerebro.

El uso continuado de sustancias estimulantes puede producir desgaste nervioso, agotamiento y falta de adaptación al estrés.

Conclusión

Los dos pilares fundamentales de un buen estado de salud son la nutrición y el equilibrio psíquico. Ambos están directamente relacionados y el desequilibrio en alguno de ellos afectará negativamente al otro.  Una dieta balanceada que aporte todos los nutrientes nos va a permitir gozar de una óptima salud mental y felicidad.


medicadiet, adelgazamiento y nutrición

Más

Trucos para que los niños coman pescado

Trucos niños pescadoSon muchos los niños que son reacios a comer pescado. Aquí os ofrecemos algunos consejos y trucos sobre como hacer que los más pequeños de la casa disfruten con los productos del mar.

El pescado, junto con las verduras y las frutas es de “los grandes monstruos del plato” de los niños, a pesar de que es un alimento que en si mismo concentra gran cantidad de nutrientes básicos y necesarios para su correcto crecimiento y desarrollo. Podemos destacar las proteínas, hierro, calcio, zinc, omega 3 y vitaminas A, D, E y del grupo B.

Más

Las Setas, delicias de otoño

valor nutricional SetasLas setas son un alimento muy especial, que posee gran variedad de formas, colores y aromas, llamando la atención de grandes y pequeños.

Son la parte comestible de los hongos que emergen en determinadas épocas del año, sobre restos vegetales o en la tierra. La mejor época para su recolección es en los meses de otoño, aunque durante la primavera y, en menor medida, en verano e invierno hay también especies de hongos de una gran calidad.

Más