All Posts tagged dieta mediterránea

Qué no se nos olvide merendar

La merienda es una de las tradiciones más arraigadas y entrañables desde nuestra infancia y que no debemos perder porque no es sólo cosa de niños, además es muy saludable y recomendable.

Lo ideal es no estar más de 3-4 horas sin ingerir ningún alimento, de esta manera garantizamos un aporte adecuado de nutrientes, un metabolismo más eficiente y menos ansiedad, lo cual es muy común en personas que hacen solamente las comidas principales y excluyen la merienda.

Las meriendas han de ser balanceadas combinando alimentos de al menos dos grupos de alimentos, hidratos de carbono, frutas, lácteos…

Hoy os proponemos ideas para merendar:

-         Pulga de atún con tomate y un zumo de naranja

-         Macedonia de fruta con yogur y cereales

-         Pan tostado con jamón de york con queso fresco

-         Un vaso de leche con 6 galletas maría

-         Sandwich de jamón y queso

-         Batido de frutas con cereales

-         Pan tostado con salmón ahumado y piña

Consejo: No abusar de las “meriendas industriales” (bollería), por lo general, son excesivamente hipercalóricas y con un bajo valor nutricional siendo elevado el contenido en grasas y azúcares simples de fácil absorción. Eso no quiere decir que no se puedan tomar nunca pero si debe ser un consumo muy esporádico. Hay que tener especial cuidado con los más pequeños para no cometer el error de inculcarles malos hábitos alimentarios.

Más

Receta por Intercambios: Tarta de Cuajada

Es viernes, y empieza el fin de semana. Aprovéchalo para sorprender a tus amigos o familiares con un postre ligero y sabroso.

Vamos a hacer una tarta de cuajada y mermelada de frutos rojos. ¿Te apetece?

Necesitamos:

 -          1 brick de ¼ litro de nata

-          1 vaso de ¼ litro de leche semidesnatada

-          1 sobre de cuajada

-          3 cucharadas de azúcar

-          6 galletas maría

-          Mermelada de frutos rojos, frambuesa o fresa

Pon a hervir en un cazo con el brick de nata, medio vaso de leche desnatada y las 3 cucharadas de azúcar. A continuación, añade mezclando en la otra mitad del vaso de leche el sobre de cuajada. Una vez la nata con la leche rompa a hervir, vierte la leche con la cuajada en el cazo y déjalo al calor removiendo durante 1 minuto.

Hazte con un recipiente alargado de altura baja para añadir en él la mezcla de la tarta, quedando un grosor de unos 2 dedos de ancho. Pon encima las 6 galletas maría, o las que necesites para cubrir tu tarta, recuerda empaparlas un poco en la mezcla.

Tras dejar enfriar, llévalo a la nevera y mantenlo a temperatura de refrigeración 2-3 horas.

Para servirla, desmolda la tarta dejando las galletas en la base y añade por encima la mermelada.

¿Prefieres utilizar menos grasas? Utiliza nata 0% m.g. y/o leche desnatada.

¿Debes controlar el aporte de azúcar? Utiliza fructosa o edulcorante en polvo y escoge la mermelada light o sin azúcar.

¿Quieres darle un toque más especial? Machaca las galletas maría haciendo una mezcla con mantequilla derretida. De esta forma, en el molde deberás poner primero esta base y después añadir la mezcla.

 ¿Te gustaría añadirle fruta? Trocea frutos rojos y añádelos junto con la mermelada.

Más

Alimentos Funcionales: PREBIÓTICOS

Los PREBIÓTICOS son otro alimento funcional que no hay que confundir con los PROBIÓTICOS. La diferencia entre uno y otro, es que los prebióticos son ingredientes alimenticios (NO microorganismos vivos como los probióticos) capaces de pasar por todo el tracto digestivo intacto y llegar al colon, donde estimulan el crecimiento de la flora intestinal (lactobacillus y bifidobacterias).

Entre los PREBIÓTICOS más usados encontramos: fibra, lactulosa, inulina, galactooligosacáridos (GOS) y fructooligosacáridos (FOS); los cuales se encuentran de manera natural en cebollas, plátanos, espárragos, ajos, alcachofas, etc.

Así que ya sabéis, si lo que queréis es mantener activa vuestra flora intestinal (esos bichitos de nuestro intestino que salen en los anuncios de yogures), dadles de comer con alimentos prebióticos. Entre los muchos beneficios que estos tienen, destacamos:

· Mejoran la absorción del calcio.

· Previenen y tratan de infecciones grastrontestinales.

· Son utilizados en la prevención y el tratamiento de enfermedades autoinmunes como la colitis ulcerosa o la enfermedad de Crohn.

Más