Blog de Nutrición para la Vida Diaria

Consejos de Nutrición y Dieta Mediterránea para la Vida Diaria

Baby-led weaning

Por fin hemos acabado de hablar de cuándo introducir cada uno de los grupos de alimentos en nuestro bebé, y para celebrar el final de esta serie de artículos te traemos un método alternativo, cada vez más popular y con una gran base científica. Si tu bebé tiene apetito, muestra interés por los alimentos y te ves capaz de soportar manchas en todas y cada una de las superficies de la casa durante varios meses ¡te animamos a que sigas leyendo el siguiente artículo!

¿Qué es el baby-led weaning?

El Baby-led Weaning, o alimentación guiada por el bebé, es un método de introducción de la alimentación complementaria que consiste en que el propio lactante, a partir de los 6 meses de vida, se lleva a la boca alimentos enteros, en lugar de recibirlos triturados y con cuchara. Al niño se le deja comer por sí solo teniendo un papel activo en decidir qué, cuánto y a qué ritmo comer.

Mediante este método, se le van presentando al lactante los alimentos que consume el resto de la familia siempre que se encuentren en un formato que el niño pueda coger y morder fácilmente y que no lleven sal o azúcares añadidos. Esta introducción de alimentos se realiza entre los 6 y los 12 meses de edad, y siempre en conjunto con la lactancia materna (que seguirá siendo, sobre todo al principio, la principal fuente de energía del niño).

¿Qué ventajas plantea este método?

Ventajas del baby-led weaning:

  • Estimula la psicomotricidad del bebé: el baby led weaning hace que el lactante necesite una buena coordinación ojo-mano-boca para poder consumir los alimentos, lo que influye en un mejor desarrollo psicomotor a edades más tempranas. También favorece la prensión manual y la masticación.
  • Respeta las señales de hambre y saciedad del bebé: los niños tan pequeños no crecen de manera lineal, sino que experimentan fases de crecimiento más rápido y otras donde se estancan durante algunos meses o crecen más lentamente. En consecuencia, habrá periodos en los que el niño tenga unos requerimientos de energía y nutrientes mayores que en otros, y este método permite que el bebé sea el que regule cuánto debe comer de acuerdo a sus sensaciones de hambre y saciedad. Esto hará también que el lactante aprenda a escuchar mejor las señales de su cuerpo y es un factor preventor para el desarrollo de obesidad y desórdenes alimentarios en edades posteriores.
  • Ofrece diferentes sabores y texturas: a diferencia de las papillas y purés convencionales, en este método los alimentos se ofrecen por separado, con lo que el bebé puede percibir los diferentes sabores y texturas. Además, se ha visto que los lactantes que no introducen los alimentos sólidos a los 9 meses tienen mayores problemas de rechazo a las diferentes texturas.
  • Favorece la lactancia materna: en este sistema se ofrece siempre primero el pecho, y después la alimentación complementaria, por lo que el bebé siempre cubre primero sus necesidades de energía y nutrientes mediante la leche materna. Es el niño quien decide tomar menos leche en favor de alimentos sólidos cuando cambien sus necesidades fisiológicas.
  • Permite que toda la familia pueda estar comiendo a la vez, ya que no es necesario que ningún miembro le “de de comer” al bebé. Esto hace que las horas de la comida sean más relajadas y que el lactante pueda sentarse a comer a la mesa junto con los demás.

¿Es siempre el método ideal?

Aunque el baby-led weaning sea un buen método de alimentación complementaria, hay algunas situaciones en los que está contraindicado, así como varios inconvenientes que conviene tener en cuenta antes de ponerlo en práctica.

  • El niño debe de haber perdido por completo el reflejo de extrusión antes de comenzar.
  • El bebé debe mostrar apetito e interés por la comida. Es normal que al principio el bebé no entienda qué hacer con el alimento, y pueden pasar varios días antes de que decida llevárselo a la boca. Si el niño sigue con la lactancia materna esto no supone ningún problema, pero si se mantiene en el tiempo pueden empezar a aparecer carencias de nutrientes.
  • Existe cierto riesgo de atragantamiento. Es por esto que no deben ofrecerse alimentos pequeños y duros como los frutos secos.
  • Requiere más tiempo a la hora de comer, para que el niño tenga tiempo de comer a su ritmo y decidir cuando se encuentra saciado. Además suele ser un método bastante sucio, ya que el bebé desarrolla poco a poco la coordinación necesaria para consumir los alimentos y no es raro que la mitad del plato acabe en el suelo, en la ropa o incluso en las paredes.

En conclusión, el baby-led weaning es un método de alimentación complementario a la lactancia materna en el que el bebé consume alimentos sólidos en la cantidad que decida en base a su sensación de saciedad. Este método estimula el desarrollo psicomotor del lactante y se considera preventor frente a enfermedades como la obesidad en etapas posteriores. Sin embargo, puede no ser recomendable para todo el mundo, por lo que recomendamos acudir a un dietista-nutricionista para que nos ayude a pautarlo de manera segura y saludable.

Mejorar tu Alimentación durante el Embarazo

Pincha aquí para ver el
teléfono de tu centro

Madrid • Barcelona • Zaragoza • Almería

La 1ª Consulta es Gratis

x
Madrid91 550 30 14
Zaragoza976 48 20 97
Online91 550 30 14
Almería695 408 999
Barcelona931 187 928


Acepto la polí­tica de protección de datos Loader

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *