Consejos de nutrición

Evita gases y malas digestiones con estos consejos

Más de una vez hemos tenido la sensación de tener el estómago  lleno pasadas varias horas después de la comida. Esto puede ser debido a la producción de gas en el estómago por parte de bacterias intestinales no patógenas (gases de hidrógeno o metano) o por el aire que ingerimos durante las comidas.

Aquí tenes algunos consejos para sentirte mejor después de las comidas si tus digestiones son lentas, incómodas o notas mayor hinchazón después de éstas:

- Es importante que hagas al menos 5 comidas al día, separadas de 3 a 4 horas entre ellas.

- Controla la cantidad en cada toma, evitando que sean muy copiosas.

- Enriquece tu alimentación en fibra insoluble, que se encuentra en las frutas o las verduras.

- No te excedas en la cantidad de Hidratos de Carbono que tomas y repártelos uniformemente durante el día.

- Reduce el consumo de refrescos u otras bebidas gaseosas.

- Evita alimentos “sin azúcar” como chicles o caramelos, que contengan manitol, xilitol o sorbitol ya que en exceso pueden producir gases.

- Consume las legumbres mejor en puré o germinados (brotes), y si las tomas estofadas, retíralas antes del fuego o añade agua fría en mitad del hervor.

- Toma las frutas peladas, sobre todo la manzana o la pera.

- La piña y la papaya mejoran las digestiones, apúntalas como frutas para el postre.

- Elimina los alimentos fritos o muy pasados.

- Come tranquilamente, con la boca cerrada, y mastica despacio.

- Bebe agua mejor antes y después de comer, en vez de durante la comida. Harás mejor la digestión si el agua está a temperatura ambiente, evita tomarla fría.

- Practica regularmente ejercicio físico, sobretodo aeróbico (caminar, nadar, montar en bici).

Más

Alimentos Funcionales: PREBIÓTICOS

Los PREBIÓTICOS son otro alimento funcional que no hay que confundir con los PROBIÓTICOS. La diferencia entre uno y otro, es que los prebióticos son ingredientes alimenticios (NO microorganismos vivos como los probióticos) capaces de pasar por todo el tracto digestivo intacto y llegar al colon, donde estimulan el crecimiento de la flora intestinal (lactobacillus y bifidobacterias).

Entre los PREBIÓTICOS más usados encontramos: fibra, lactulosa, inulina, galactooligosacáridos (GOS) y fructooligosacáridos (FOS); los cuales se encuentran de manera natural en cebollas, plátanos, espárragos, ajos, alcachofas, etc.

Así que ya sabéis, si lo que queréis es mantener activa vuestra flora intestinal (esos bichitos de nuestro intestino que salen en los anuncios de yogures), dadles de comer con alimentos prebióticos. Entre los muchos beneficios que estos tienen, destacamos:

· Mejoran la absorción del calcio.

· Previenen y tratan de infecciones grastrontestinales.

· Son utilizados en la prevención y el tratamiento de enfermedades autoinmunes como la colitis ulcerosa o la enfermedad de Crohn.

Más

Hoy os hablamos de la berenjena

Aunque podemos disfrutar de ella todo el año cabe destacar que estamos en plena temporada, aprovechad que está a mejor precio.

Nos aporta muy pocas calorías y es una fuente importante de potasio y de antioxidantes (antocianinas).

Se le atribuyen propiedades beneficiosas a nivel hepático, facilitando la digestión y, a nivel cardiovascular, gracias a los antioxidantes que nos aporta.

Os proponemos diferentes formas de elaboración para enriquecer vuestros menús:

-         En crema sola o con diferentes verduras

-         A la plancha con especias

-         Al horno rellana de carne con bechamel

-         En forma de milhojas con queso fresco

-         Rebozada (opción más calórica porque absorbe gran cantidad de aceite)

-         Al vapor en ensaladas

-         Rehogada

Más

La Cebolla es también un Alimento Funcional rico en Antioxidantes

La cebolla es una de las hortalizas más consumida en las casas, utilizada para darle sabor a las comidas, ¿Pero sabes que también es un Alimento Funcional?

Pertenece al género Allium, igual que otras hortalizas como el cebollino, el puerro, la cebolleta y el ajo. Todas ellas tienen en común que son ricas en aceites esenciales muy volátiles, que son los responsables de su característico sabor picante.

La cebolla posee un grupo de sustancias que la caracterizan como alimento funcional. En particular tiene Antioxidantes como la  QUERCETINA, con propiedades vasodilatadoras e antiinflamatorias, que entre otras cosas tienen estos beneficios:

  • Está asociada con menor riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares
  • Ayuda a prevenir el cáncer de mama.

El consumo de cebolla y otras Alliaceas está asociado con la reducción de grasas y el colesterol, previniendo la formación de placas de ateroma.

El efecto antioxidante de la cebolla se potencia gracias a que además contiene vitamina B1 (tiamina) y B2 (riboflavina), vitamina C y carotenos.

La cebolla tiene además un alto contenido en potasio, y es baja en sodio. Es por tanto un potente diurético, favoreciendo la eliminación de líquidos.

Más