Blog de Nutrición para la Vida Diaria

Consejos de Nutrición y Dieta Mediterránea para la Vida Diaria

Chuches: ¿de qué Están Hechas?

chuches
La palabra “chucherías” suele usarse para designar dulces como, los caramelos, los chicles, los confites o las golosinas. Son los dulces que más suelen gustar a los niños y también a los adultos. Son muy atractivos ya que pueden vender en muchos colores, formas o tamaños. Pero, ¿Sabes de qué están hechas las chuches? Si estás interesado en saberlo, solo tienes que seguir leyendo.

Composición de las chuches

Muchas personas comen golosinas sin saber de qué están hechas realmente. Por eso, a continuación te hablaremos de qué están compuestas:

  • El azúcar  es el ingrediente principal de las golosinas. Puede proceder del azúcar de caña o del azúcar de remolacha. Se usa azúcar que no está refinado. Los azúcares más usados son los que tienen sabor dulce como la glucosa, la fructosa, la galactosa, la maltosa, la lactosa y la sacarosa. También se añade jarabe de glucosa, una mezcla de los azúcares antes mencionados con agua. Se usa para dar elasticidad a la gominola y evitar su cristalización.

  • Aditivos. Las golosinas pueden contener colorantes naturales o sintéticos, emulgentes o emulsionantes, edulcorantes y acidulantes. También se les añade esencias aromáticas como aceites de frutas o aceites sintéticos para darles su sabor y olor característicos.

  • Algunas chucherías también llevan frutos secos, frutas, miel, chocolate, leche, aceites o grasas como la mantequilla, almidones, féculas o harinas, gelatina, licores, entre otras muchas sustancias. Es importante tener en cuenta esta composición porque muchos de estos ingredientes son alérgenos.

Los azúcares simples de las chucherías

Las chucherías, como ya hemos hablado anteriormente, están constituidas principalmente por azúcares simples como la glucosa, la fructosa y/o la sacarosa. Estos azúcares son de fácil asimilación y no tardan en transformarse en glucosa en el organismo. La glucosa es absorbida por el intestino y posteriormente gran parte de ella pasa al hígado. En el hígado se almacena como reserva energética en forma de glucógeno.

Lo que ocurre es que si la cantidad de chucherías ingeridas, y por lo tanto de azúcar, es elevada se sobrepasan los límites de almacenamiento del glucógeno. Ese exceso de glucosa que tendremos en sangre se transformará en grasa en el tejido adiposo, constituyendo otra forma de reserva energética a largo plazo. Y por lo tanto, el exceso de grasa en el cuerpo hará que se aumente de peso.

Las chucherías: Sólo alimentan a tus dientes

Las chucherías no se consideran alimentos ya que su aporte nutricional es escaso y poco saludable. Por otro lado, el aporte energético tan elevado se debe al contenido de azúcares y grasas con bajo valor nutricional, siendo nulo su aporte de minerales y vitaminas. Además, su consumo debe ser moderado puesto que los refrescos y las chucherías están asociados a un aumento de la obesidad y una mayor incidencia en las caries. Tras consumir estas y otras chucherías, aun en pequeñas cantidades, conviene cepillar los dientes para eliminar los restos de azúcares de la boca, ya que el riesgo de caries no depende de la cantidad de azúcar consumido sino de la frecuencia de su ingesta.

En Medicadiet te recomendamos no prohibir su consumo sino tener un consumo muy ocasional de ellas y sobre todo dar más importancia a opciones sanas antes que recurrir a las chuches. Lo mejor es dar prevalencia a los alimentos saludables para los almuerzos y las meriendas, como cereales, frutas o bocadillos.

Artículo por Medicadiet

¿Necesitas un Plan Nutricional Personalizado?

Pincha aquí para ver el
teléfono de tu centro

Madrid • Barcelona • Zaragoza • Almería

La 1ª Consulta es Gratis

x
Madrid91 550 30 14
Zaragoza976 48 20 97
Online91 550 30 14
Almería695 408 999
Barcelona931 187 928


Acepto la polí­tica de protección de datos Loader

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *