Blog de Nutrición para la Vida Diaria

Consejos de Nutrición y Dieta Mediterránea para la Vida Diaria

¿Cómo distingo un buen jamón en el súper?

jamon serrano

El jamón es un producto típico de nuestra tierra y seña de identidad de la cultura española, pero ¿somos realmente capaces de distinguir la calidad de este producto tan preciado? ¿Qué debemos tener en cuenta? ¡Hoy te damos las claves!

En función de la alimentación y raza del animal podemos encontrarnos con dos principales variedades: el jamón ibérico o el blanco.

  • Jamón ibérico: Designa a aquel jamón que procede de una raza ganadera autóctona de la península alimentada con bellotas. Dentro de esta categoría se incluyen diferentes denominaciones (en función de la alimentación del cerdo antes del sacrificio) como son el jamón ibérico de bellota, jamón ibérico de recebo y el jamón ibérico de cebo.
  • Jamón blanco/serrano: Es la variedad de jamón que procede de cerdos de cualquier otra raza distinta a la ibérica. Resulta la opción más económica, pero sus cualidades organolépticas como el color, olor, sabor o textura resultan inferiores a las del jamón ibérico.

Composición nutricional (expresados por 100 g) del jamón serrano y el jamón ibérico de bellota:

  • Jamón blanco/serrano: 100 g aportan 319 kcal, 28.8 g de proteínas, 0.2 g de carbohidratos y 22.6 g de grasa de las cuales 11.06 g son AGM, 2.58 g AGP y 7.94 g AGS. Si comparamos los valores y calidad de la grasa presente en ambas variedades de jamón, vemos como el contenido de ácidos grasos monoinsaturados (AGM) es mayor en el caso del jamón ibérico de bellota y menor el de grasa saturada (AGS). De ahí que la calidad lipídica del jamón ibérico de bellota sea mejor. Además de ello cabe destacar su alto contenido en sodio (2.1 g) debido al proceso de curación.
  • Jamón ibérico de bellota: 100 g aportan 335 kcal, 33.2 g de proteínas, 0.5 g de carbohidratos y 22.2 g de grasa de las cuales 13.08 g son AGM, 1.54 g AGP y 6.53 g AGS. Es significativo su contenido de ácido oleico 12.46 g si lo comparamos con los 5.97 g presentes en el jamón serrano.

¿Qué debemos tener en cuenta para una buena elección?

La información incluida en el etiquetado así como ciertos caracteres sensoriales serán clave fundamental que garanticen una buena compra.

  • Aspecto: Grasa blanca-amarillenta, magro rojo intenso (tonalidad algo más clara en el jamón blanco) y veteado característico en el caso de jamones ibéricos.
  • Olor: Agradable, algo más intenso en ibéricos.
  • Textura: Magro poco fibroso, jugosidad elevada en el caso del ibérico y algo más homogénea en el serrano.
  • Sabor: Delicado, poco salado pudiendo dar matices dulces en jamones ibéricos.
  • Aroma: Agradable. Los jamones ibéricos presentan aromas más intensos y persistentes.

Artículo por Medicadiet

¿Necesitas un Plan Nutricional Personalizado?

Pincha aquí para ver el
teléfono de tu centro

Madrid • Barcelona • Zaragoza • Almería

La 1ª Consulta es Gratis

x
Madrid91 550 30 14
Barcelona931 187 928
Zaragoza976 48 20 97
Online91 550 30 14
Almería695 408 999


Acepto la polí­tica de protección de datos Loader

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *