Blog de Nutrición para la Vida Diaria

Consejos de Nutrición y Dieta Mediterránea para la Vida Diaria

Desmontando la Dieta Montignac

Desmontando la Dieta Montignac

Una semana más te mostramos una dieta milagro, esta vez se trata de la Dieta de Montignac. Una dieta que existe desde hace 25 años y que todavía hay gente que cree en ella.

Los fundamentos erróneos de la Dieta Montignac

 

¿ Es Equilibrada ?
No. Es baja Carbohidratos (30%) y rica en grasa (40-50%)
¿ Con Productos ?
Venden alimentos según su Indice Glucémico. No son obligatorios.
¿ Es Variada ?
Limita la ingesta de alimentos ricos en hidratos de carbono.
¿ Es Sostenible ?
Una alimentación tan rica en grasa no se puede mantener en el tiempo.

Para saber más sobre este gráfico, visita esta página informativa para comparar y elegir una dieta saludable.

La Dieta Montignac dice que la “teoría” de las calorías es un mito y que no deberíamos creer en ella. Sin embargo, las calorías no son una teoría sino una evidencia y es que, si tu cuerpo por ejemplo gasta 2000 kcal y consume 3000 kcal, aquello que no quemes se convertirá en reserva de grasa y aumentarás tu peso. Con esta dieta podrás “comer hasta la saciedad” sólo respetando algunas reglas y sin prescindir de alimentos como el queso, el chocolate y el vino. Sin embargo si tendrás que prescindir de alimentos como la pasta, el arroz, el pan, la patata o la leche que además de estar buenísimos son importantes para la salud.

La Dieta Montignac fue la primera en hablar del índice glucémico  de los alimentos, alegando que aquellos con alto índice aumentan los niveles de insulina lo que se vincula a un aumento de peso. Por ello el divide los hidratos de carbono en los siguientes grupos:

  • IG altos >50 o “alimentos prohibidos”: patata, harina de trigo, azúcar

  • IG medios 35-50: pasta integral, arroz integral. Estos son desaconsejables y no se deben mezclar con grasas saturadas.

  • IG bajos < 35 o glúcidos “buenos”: verduras, lentejas, garbanzos, alubias. Este grupo se puede mezclar con todos los tipos de grasa.

Otro fundamento erróneo de esta dieta es que te ofrecen productos de su propia marca para que te sea más fácil llevar a cabo el plan de adelgazamiento. Es posible adelgazar sin comprar ningún otro producto que no sea un alimento común.

Las normas de la Dieta Montignac

El método Montignac se divide en dos fases. La fase 1 o “pérdida de peso” y la fase 2 o “mantenimiento del peso”. En estas dos fases tienes una serie de normas que vamos a ver a continuación.

Para seguir las fases 1 y 2 hay una premisa principal que es no mezclar alimentos glúcidos con proteínas. Por ejemplo te propone dos desayunos, uno en el que puedes comer pan (siempre que sea integral puro) o cereales también integrales. La segunda opción es tomar algo proteico como jamón, queso o huevos pero sin pan porque no puedes mezclarlo con glúcidos. ¡Así que puedes untar el queso o el jamón directamente en el café!

Otro de los consejos que te ofrece la Dieta Montignac es “que bebas poco durante las comidas para evitar anegar los jugos gástricos”. Pues bien esto no está demostrado y de hecho nosotros recomendamos que se beba agua en las comidas.

Con la Dieta Montignac olvídate de los bocadillos, las tostadas de jamón o la tortilla de patata para siempre. ¿Es lo que quieres?

Los peligros que esconde la Dieta Montignac

Aunque esta dieta parece menos restrictiva que otras como puede ser la Dieta Dukan, puede generar un déficit de vitaminas y minerales y provocar una desnutrición a la larga. Como restringe los hidratos de carbono generalmente la alimentación es hiperproteica y por tanto conlleva riesgos como daños renales, descalcificación ósea, problemas de hígado, cansancio o mareos.

Otro peligro de la dieta es el ya conocido efecto rebote debido a la rápida pérdida de peso.

A la hora de seguir una dieta de adelgazamiento no es recomendable que dicha dieta sea difícil de seguir. En la pérdida de peso es esencial la motivación y por eso no es bueno que sea complicada de llevar a cabo tanto fuera como dentro de casa. No debería impedirte seguir con tu vida social impidiéndote salir a tomar algo con unos amigos por miedo a no poder comer nada de lo que te ofrezca la carta. 

Te proponemos una alternativa saludable

Una dieta de adelgazamiento tiene que ir de la mano de la salud ya que no sólo es importante la estética. Por ello no creemos que haya que prohibir ningún alimento aunque si desaconsejar su consumo o al menos reducirlo. Una alimentación equilibrada debe incluir alimentos de todos los grupos y de hecho la mitad de lo que comes deberían ser hidratos de carbono. La Dieta Mediterránea es una dieta saludable que ha sido la base de la alimentación de este y otros país durante muchos años.

Lo más importante de hacer dieta es aprender a comer para que en el futuro cuando estemos en un peso saludable no caigamos otra vez en la ganancia de peso. Además es importante que cuando pierdas peso esos kg sean de grasa y no de músculo. Para ello es esencial comer esos hidratos de carbono que salen siempre tan mal parados en las dietas milagro.

Artículo por Medicadiet

¿Necesitas un Plan de Adelgazamiento?

Pincha aquí para ver el
teléfono de tu centro

Madrid • Barcelona • Zaragoza • Almería

La 1ª Consulta es Gratis

x
Madrid91 550 30 14
Zaragoza976 48 20 97
Online91 550 30 14
Almería695 408 999
Barcelona931 187 928


Acepto la polí­tica de protección de datos Loader

Comments (3)

  1. No es nada recomendable, como bien decís, al tratarse de una dieta relámpago. Es muy poco saludable y nuestra piel quedará flácida y antiestética al no tener tiempo para recuperar su elasticidad original. Los cambios de peso deben llevarse a cabo lentamente.

    • El consumo de leche en el adulto no tiene por qué ser contraproducente. La leche es un alimento que forma parte del grupo de los lácteos. Éstos nos aportan una fuente rica de calcio y vitamina D, entre otros micronutrientes además de proteína de gran calidad. Nutricionalmente hablando es un alimento muy rico, de ahí que no se debe suprimir. Sólo en casos de intolerancia a la lactosa con síntomas de hinchazón, gases o diarrea, es recomendable optar por leches sin lactosa o bebidas vegetales. Si no se tiene clínica digestiva, no es necesario eliminarla de la dieta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *