Blog de Nutrición para la Vida Diaria

Consejos de Nutrición y Dieta Mediterránea para la Vida Diaria

¿Es posible mantener el peso perdido?

Por fin nuestros esfuerzos por alimentarnos de manera saludable han dado sus frutos y hemos cumplido nuestros objetivos en la pérdida de peso. Es hora de dejar de contabilizar lo que comemos e incrementar las cantidades hasta que lleguemos a un patrón de alimentación que podamos mantener el resto de nuestras vidas, pero ¿es posible conseguirlo sin volver a ganar todo lo que habíamos perdido?

El efecto yoyo: ¿Por qué se produce?

Muchos habréis experimentado que tras finalizar una dieta muy estricta y volver a la rutina recuperamos todo el peso perdido, o incluso más, en unos pocos meses y debemos volver a ponernos a dieta. Esto genera un ciclo de subida y bajada de peso permanente, donde cada vez que volvemos a subir de peso ganamos más grasa que la vez anterior. ¿Va a sucedernos esto toda la vida?

Lo cierto es que este círculo vicioso es causado por varios motivos:

  • Dietas excesivamente bajas en calorías: cuando realizamos una restricción muy extrema de la energía que ingerimos, nuestro cuerpo interpreta que estamos en una situación de escasez de alimentos e intenta ahorrar el máximo de calorías posibles para evitar que nos muramos de hambre. Esto lo consigue quemando la masa muscular, que es quien consume la mayor parte de la energía, y enlenteciendo nuestro metabolismo.
  • Mantener una mentalidad de “dieta”: la mentalidad de dieta se refiere a intentar adelgazar lo más rápido posible e inmediatamente después ponernos a comer como lo hacíamos antes. Si aumentamos de golpe la cantidad de calorías que ingerimos, nuestro cuerpo, que se había acostumbrado a funcionar con mucha menos energía, sufre un efecto rebote y acumulamos mayor cantidad de grasa. Además, si esta “vuelta a la normalidad” implica retomar un patrón alimentario totalmente desequilibrado, es normal que recuperemos el paso perdido en poco tiempo.

¿Cómo podemos evitar entrar en este círculo vicioso?

Desde Medicadiet, te traemos unas pautas para que la etapa de mantenimiento sea lo más amena posible:

Acudir a un profesional cualificado a la hora de perder peso

Como hemos dicho anteriormente, es importante que la dieta que seguimos inicialmente sea saludable y no demasiado baja en calorías para que no se ralentice nuestro metabolismo. Contar con la ayuda de un dietista nutricionista que nos diseñe un plan personalizado hará que perdamos grasa en lugar de masa muscular y evitará al máximo este ralentizamiento.

Esto también es muy importante a la hora de aprender a comer y crear hábitos de vida saludables que podamos seguir el resto de nuestras vidas. Si aprendemos a seguir un patrón de alimentación como la dieta mediterránea, junto con la realización de actividad física regular, es mucho más difícil que ganemos peso pese a comer más cantidad de alimento. En el mantenimiento del peso perdido influye no solo la cantidad, si no la calidad de los alimentos que comemos.

Aumentar poco a poco las cantidades de alimento

Aunque consideremos que no pasamos hambre o que no nos cuesta seguir una dieta baja en energía, debemos saber que no es saludable mantener este patrón de alimentación durante el resto de nuestra vida. Una vez alcanzamos nuestros objetivos, hará que aumentar paulatinamente las cantidades de alimento hasta que lo que consumamos se acerque a nuestros requerimientos de energía y nutrientes.

Sin embargo, como hemos explicado en el apartado anterior, no podemos aumentar de golpe la cantidad de energía que ingerimos. Nuestro dietista-nutricionista puede ayudarnos a ir incrementando poco a poco las cantidades de alimentos para poder llegar a las de mantenimiento sin que esto suponga un aumento de peso.

No obsesionarnos con el peso y las cantidades

Aunque seguir un control nutricional es una herramienta útil cuando estamos buscando cambiar nuestra composición corporal, no es algo que tengamos que seguir rígidamente durante toda nuestra vida. Es más, varios estudios muestran que aquellos pacientes que siguen la etapa de mantenimiento de manera excesivamente rígida tienen más probabilidades de desarrollar tendencias compulsivas y ganar más peso a la larga debido al estrés que supone este tipo de alimentación.

También es importante tener en cuenta que es normal ganar algo de peso varios meses después de haber finalizado la dieta (aproximadamente un kilo por año)  aunque nos alimentemos correctamente. Hay que tener en cuenta que esta posible ganancia de peso es muy lenta y normalmente nuestro peso vuelve a estancarse en unos pocos kilos más, y no llegamos a ganar la mayoría de lo que hemos perdido.

En resumen, es posible mantener la mayor parte del peso perdido alimentándonos de manera variada y equilibrada sin necesidad de contar intercambios o pesar todo lo que comemos. Contar con la ayuda de un dietista nutricionista hará que el proceso de “vuelta a la normalidad” sea sencillo y no conlleve un aumento de grasa.

Artículo por Medicadiet.

¿Necesitas un Plan Nutricional Personalizado?

Pincha aquí para ver el
teléfono de tu centro

Madrid • Barcelona • Zaragoza • Almería

La 1ª Consulta es Gratis

x
Madrid91 550 30 14
Zaragoza976 48 20 97
Online91 550 30 14
Almería695 408 999
Barcelona931 187 928


Acepto la polí­tica de protección de datos Loader

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *