Blog de Nutrición para la Vida Diaria

Consejos de Nutrición y Dieta Mediterránea para la Vida Diaria

No permitas que una gastroenteritis te arruine el verano

No permitas que una gastroenteritis te arruine el verano

Padecer gastroenteritis en verano es sencillo si no tenemos cuidado a la hora de manipular alimentos y no tomamos  las medidas higiénicas adecuadas. Queremos enseñarte a evitar la gastroenteritis este verano y a cómo tratarla en el caso que no te libres de ella. No te pierdas este artículo donde verás, una vez más, que una correcta alimentación es crucial para tratar enfermedades.

¿Qué se entiende por gastroenteritis?

La gastroenteritis cursa con la inflamación de las paredes del tubo digestivo. Esto produce síntomas típicos de diarrea, vómitos, dolor abdominal e incluso fiebre. Las causas más frecuentes son las infecciones por virus pero también puede deberse a infección por bacterias.

Su duración suele ser entre tres y siete días e implica que los alimentos que se consuman no se toleren correctamente. Por ese motivo es fundamental seguir unas correctas pautas de alimentación durante la enfermedad para evitar deficiencias nutricionales.

 Evita contraer esta enfermedad

La forma más común de contagio de esta enfermedad es por el consumo de alimentos contaminados, o bien por contacto con superficies contaminadas. Este contagio lo puedes evitar llevando a cabo prácticas higiénicas adecuadas y una manipulación de los alimentos correcta. Esto puede resultar más difícil en verano, ya que pasamos más tiempo fuera de casa. Existe además una gastroenteritis propia de los viajes, denominada diarrea del viajero, y no olvidemos que en verano viajamos más.

Algunas recomendaciones para evitar contraer la gastroenteritis son:

  • Beber agua embotellada y evitar tomar agua del grifo fuera de casa.

  • No consumir frutas con piel o verduras crudas si se desconoce que se hayan lavado rigurosamente.

  • Extremar la higiene con alimentos vendidos en puestos ambulantes, ya que tienen más probabilidad de contagio.

 ¿Sabes qué es la dieta astringente?

Dado que la gastroenteritis vírica no se puede tratar con antibióticos, se debe pasar la enfermedad de forma natural. Por lo tanto, mediante la dieta debemos facilitar el trascurso de la enfermedad evitando complicaciones asociadas. Este tipo de dieta tiene nombre, se denomina dieta astringente. Consiste en incluir progresivamente alimentos tolerados con los siguientes objetivos:

  • Reducir el riesgo de deshidratación y desnutrición.

  • Reducir la estimulación de secreciones digestivas

  • Enlentecer el tránsito permitiendo así una absorción adecuada de nutrientes por nuestro organismo.

  • Realizar una progresión adecuada hacia una alimentación normal.

Introducción de alimentos en la dieta astringente

La introducción de los alimentos debe realizarse por fases. Estas fases engloban desde los primeros síntomas de la enfermedad hasta que el paciente ya está totalmente recuperado.

Fase 1:  Esta fase incluye alimentos de consistencia líquida y tiene una duración de 2 semanas que se dividen en dos etapas:

1 ) Primeras 24h: se incluyen líquidos desgrasados e infusiones, evitando zumos.

2) 2º-3º día en función de tolerancia: incluir líquidos de mayor valor nutricional como leche sin lactosa, sopas de verdura (verduras como zanahoria o calabaza principalmente) o bebidas de soja.

Fase 2: Esta fase incluye alimentos con consistencia en forma de puré y se puede comenzar a partir del 2º día. En estos purés se pueden incluir legumbres y proteínas animales, pero deben ser siempre bajos en grasa.

Fase 3: Cuando veas que la tolerancia a los alimentos va siendo mayor podrás ir incluyendo alimentos sólidos. La introducción más recomendada por grupos de alimentos es la siguiente:

– LA: Deben ser sin lactosa y desnatados y el orden de introducción el siguiente: yogur→ queso fresco→ cuajada→ leche→ postres lácteos.

– PR: Pescados blancos y carnes magras cocinados de forma sencilla con poca grasa. Según el grado de tolerancia, se podrán introducir alimentos proteicos más grasos como la ternera, el cerdo y los pescados azules.

– HC: Deben ser bajos en fibra. En las primeras etapas de la enfermedad se recomienda arroz y patata cocidos. Posteriormente se podrán introducir legumbres, siempre y cuando hayan pasado por un proceso de cocinado exhaustivo para que su tolerancia sea mayor.

– VE: Las verduras más recomendadas son la zanahoria, la calabaza y el calabacín. Con respecto al resto de las verduras se podrán introducir en forma de puré con las verduras nombradas. En caso de clara mejoría se podrán introducir verduras crudas.

– FR: Las más recomendadas para empezar son el plátano, la pera y la manzana siempre maduras y sin piel. Se puede seguir con otras frutas sin piel o en forma de compota controlando el azúcar.

– GR: Se deben evitar las grasas lo máximo posible durante el transcurso de la enfermedad.

Ideas de platos

 Fase 1:

  • Limonada alcalina: 1 litro de agua, 2 cucharadas soperas de azúcar, ½ cucharada pequeña de sal y bicarbonato y el zumo de un limón de 2 limones.

  • Agua sobrante de cocer arroz y zanahorias, con sal.

Fase 2:

  • Puré de zanahoria, arroz y  pollo.

  • Puré de calabaza, patata y merluza.

Fase 3:

  • Pavo a la plancha, arroz cocido, y zanahoria cocida.

  • Merluza y patata cocidas y calabaza al vapor.

Sigue nuestros consejos y… ¡no permitas que una gastroenteritis te arruine este verano!
Artículo por Medicadiet

¿Necesitas un Plan Nutricional Personalizado?

Pincha aquí para ver el
teléfono de tu centro

Madrid • Barcelona • Zaragoza • Almería

La 1ª Consulta es Gratis

x
Madrid91 550 30 14
Zaragoza976 48 20 97
Online91 550 30 14
Almería695 408 999
Barcelona931 187 928


Acepto la polí­tica de protección de datos Loader

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *