Blog de Nutrición para la Vida Diaria

Consejos de Nutrición y Dieta Mediterránea para la Vida Diaria

Introducción de alimentos en el lactante: harinas y cereales

¿Cuándo es seguro darle pan a mi bebé? ¿Y otros productos con harina? Tras el artículo de introducción de fruta y verdura en niños, os traemos otro sobre los cereales y sus derivados.  

Los cereales y harinas son los alimentos con los que se suele iniciar la alimentación complementaria. Los cereales sin gluten como el arroz o el maíz pueden introducirse a partir de los 4 meses, y se recomienda esperar hasta los 6-7 meses para introducir el pan y otros cereales y harinas con gluten.

¿Tengo que empezar a los 4 meses?

La respuesta es no. El hecho de que se pueda dar alimentos a base de cereales desde esta edad significa que a partir de los 4 meses no es peligroso para el bebé tomar cereales, pero eso no significa que sea lo ideal. Como hemos explicado en artículos anteriores, se recomienda la lactancia materna exclusiva los en 6 primeros meses de la vida del lactante, por lo que sería incluso recomendable no comenzar a introducir ningún alimento hasta llegar a esta edad.

Lo que sí que puede suponer un peligro para la salud del niño es comenzar con las papillas de cereales antes de los 4 meses, debido a que aumenta mucho el riesgo de que desarrolle alergias alimentarias y además puede causar problemas renales. Tampoco es recomendable continuar con la lactancia exclusiva después de los 6 meses para evitar carencias nutricionales, especialmente de hierro.

Papillas y preparados para bebés, ¿son indispensables?

Generalmente se comienza por introducir preparados industriales a base de cereales sin gluten, que aportan principalmente carbohidratos (almidón y polisacáridos). También suelen estar suplementados con vitaminas, minerales, ácidos grasos esenciales y hierro. Son preparados hidrolizados a base de arroz, maíz o soja, que pueden diluirse de forma instantánea, sin necesidad de cocción, tanto en la leche materna, como en las fórmulas lácteas infantiles.

Aunque la industria alimentaria nos haga creer que este tipo de preparados son la mejor opción para comenzar la alimentación complementaria, lo cierto es no son en absoluto necesarios para la alimentación del bebé. Es posible introducir este grupo de alimentos a base de papillas de harina de maíz, avena o arroz, o si se opta por alimentos enteros, por trozos de pan. Estas opciones son mucho más económicas y pueden ser incluso más saludables, ya que muchos preparados industriales tienen gran cantidad de azúcares añadidos. Si después de todo seguimos prefiriendo las opciones industriales por falta de tiempo, es importante elegir aquellas que no tengan este alimento en su lista de ingredientes.

Cereales y harinas con gluten

Tradicionalmente se ha recomendado empezar por los alimentos a base de cereales sin gluten antes de introducir el pan y sus derivados. A día de hoy se sigue recomendando introducirlo alrededor del séptimo mes, por miedo a que se produzcan casos de celiaquía o rechazo si se introduce muy pronto.

Sin embargo, los estudios nos muestran que el consumo de alimentos alergénicos como los derivados del trigo, la cebada y el centeno mientras el bebé sigue tomando leche materna disminuye el riesgo de que se produzcan alergias alimentarias. Esto hace que se puedan introducir este tipo de productos una vez pasados los 6 meses de lactancia materna exclusiva sin que tengan más riesgo que otro tipo de cereales. Aún así, es recomendable introducir el pan y sus derivados de manera progresiva y estar atentos a posibles síntomas de reacción alérgica, especialmente en familias con antecedentes de celiaquía.

Se pueden introducir estos alimentos en pequeña cantidad en purés de frutas u otros cereales que ya se toleren bien, o bien mediante trozos enteros de pan o pasta que el bebé pueda chupar. En el caso de que optemos por alimentos sólidos, recomendamos no dar trozos muy pequeños que puedan producir atragantamiento. No es recomendable ofrecer galletas u otros productos con azúcar o sal añadida a edades tan tempranas.

En conclusión, podemos ofrecerle alimentos a base de cereales al niño a partir de los 4 meses, aunque se recomienda esperar a los 6 meses si tenemos la posibilidad de continuar con la lactancia materna. La introducción de estos alimentos siempre debe de ser gradual, especialmente en el caso de los cereales con gluten, y a ser posible a base de alimentos naturales y sin azúcares añadidos.

Artículo por Medicadiet.

Planes Nutricional para toda la Familia

Pincha aquí para ver el
teléfono de tu centro

Madrid • Barcelona • Zaragoza • Almería

La 1ª Consulta es Gratis

x
Madrid91 550 30 14
Zaragoza976 48 20 97
Online91 550 30 14
Almería695 408 999
Barcelona931 187 928


Acepto la polí­tica de protección de datos Loader

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *