Blog de Nutrición para la Vida Diaria

Consejos de Nutrición y Dieta Mediterránea para la Vida Diaria

Lo que debes saber sobre las Leches de continuación

La alimentación infantil durante los primeros meses de vida es imprescindible para la salud del bebé, y debe cubrir la necesidades para asegurar un correcto crecimiento en función de su edad. Debido a sus innumerables beneficios tanto para la madre como para el niño, se recomienda que la lactancia materna sea exclusiva durante los primeros 6 meses (tenemos un artículo entero dedicado a sus beneficios). Sin embargo, hay situaciones en las que no es posible dar el pecho durante esos 6 meses, y es entonces cuando se habla de lactancia artificial.

En el mercado existen distintas marcas de fórmulas para lactantes que pueden variar con respecto a sus ingredientes y digestibilidad. La mayoría son elaboradas para bebés que no presentan problemas nutrimentales específicos. Sin embargo, también existen fórmulas especiales para bebés prematuros, con problemas de sensibilidad, de reflujo, de intolerancia a la lactosa, al gluten, etcétera. Las fórmulas para lactantes se elaboran para ser consumidas con base a la edad y peso del bebé. En el mercado encontramos dos tipos de leches:

  • Preparados para lactantes: están destinados a niños de hasta 6 meses que por alguna razón no pueden ser amamantados; esto debe indicarse claramente en el envase.  
  • Preparados de continuación: están destinados a niños de 6 meses en adelante y pueden administrarse hasta que el niño empiece a tomar leche de vaca normal. Estas leches deben mostrar una clara frase de advertencia donde se diga que «la leche materna es superior» y que sólo deben utilizarse por recomendación médica.

¿Cuales son las posibles ventajas de la lactancia artificial?

  • Permite que la madre comparta con su pareja la tarea de alimentar al bebé, lo que ayuda a esta última a involucrarse más en este crucial proceso y en la formación del vínculo que suele conllevar.
  • La madre tiene una mayor flexibilidad de horario: no necesitará extraerse leche con una bomba ni organizarse el horario de trabajo u otras obligaciones y actividades en función de las tomas del bebé
  • Puesto que la leche de fórmula es menos fácil de digerir que la leche materna, los bebés alimentados con leche de fórmula no necesitan hacer tantas tomas al día como los lactantes.
  • La madre puede consumir medicamentos y alimentos que puedan pasar a la leche y podrían ser perjudiciales para el bebé.

¿Y qué inconvenientes presenta frente a la lactancia materna?

  • No proporciona al bebé la protección añadida contra las infecciones y otras enfermedades que proporciona la leche materna, ya que carece de anticuerpos.
  • Puede producir gases y estreñimiento.
  • Las leches artificiales nunca cubrirán los requerimientos del lactante como la leche materna, que va cambiando a la par de las necesidades nutricionales del bebé.
  • Supone organización y planificación: Los padres deben comprar la leche de fórmula y asegurarse de tenerla siempre a mano para evitar problemas de última hora. También hay que tener en cuenta el tiempo empleado en la preparación, lavado de biberones…
  • La leche de fórmula puede ser cara, y aunque tuviese un precio asequible siempre será superior a la leche materna gratuita.

¿Puedo dar leche de vaca a un niño menor de un año?

Realmente no es recomendable porque la leche de vaca está pensada para cubrir las necesidades del crecimiento de un ternero, que no son las mismas que las de un niño humano. Si bien es verdad que las leches de continuación se fabrican a partir de leche de vaca, se modifica su composición para que se parezcan lo máximo posible a la leche materna. Comparando los 2 tipos de leche, podemos ver que la de vaca tiene más proteínas, lo que puede sobrecargar el riñón del niño. Además,  el consumo alto de leche de vaca por debajo del año de vida es uno de los factores de riesgo más importante para el desarrollo de anemia ferropénica, ya que contiene una cantidad insuficiente de hierro, y el poco que tiene se encuentra asociado a la caseína y es difícil de absorber. Su bajo contenido en vitamina C no favorece tampoco la absorción del poco hierro que contiene.

En conclusión, cuando la lactancia materna no sea posible se pueden usar estas fórmulas disponibles en el mercado para la adecuada alimentación infantil, teniendo en cuenta las características de cada preparado y eligiendo la fórmula más adecuada en cada caso en función de la edad y sintomatología del bebé. A partir de los 6 meses de edad se pueden usar las fórmulas de continuación de forma exclusiva o de forma conjunta con la leche materna.

Artículo por Medicadiet

Mejorar tu Alimentación durante el Embarazo

Pincha aquí para ver el
teléfono de tu centro

Madrid • Barcelona • Zaragoza • Almería

La 1ª Consulta es Gratis

x
Madrid91 550 30 14
Zaragoza976 48 20 97
Online91 550 30 14
Almería695 408 999
Barcelona931 187 928


Acepto la polí­tica de protección de datos Loader

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *