Blog de Nutrición para la Vida Diaria

Consejos de Nutrición y Dieta Mediterránea para la Vida Diaria

Menopausia y Riesgo Cardiovascular: Cuidarte está en tus manos

menopausiayCV

La menopausia es un cambio natural y fisiológico en todas las mujeres, se caracteriza por el cese de la menstruación. Esto conlleva una serie de cambios a nivel hormonal, afectando así a muchos aspectos de la salud.

En este caso hablaremos de la menopausia y el riesgo cardiovascular que además, se puede prevenir y tratar a través de la alimentación.

Protección cardiovascular en mujeres ANTES de la menopausia

Se ha visto que antes de la menopausia existe un menor riesgo cardiovascular en las mujeres con respecto a los hombres. Esta protección está estrechamente relacionada con el alto nivel de estrógenos en sangre que tienen las mujeres antes de su menopausia.

Los estrógenos son hormonas esteroideas producidas principalmente en los ovarios. Son responsables de los caracteres sexuales secundarios femeninos, participan en el control del ciclo menstrual y durante el embarazo. También participan en algunos procesos metabólicos y en la proliferación y el crecimiento celular.

La protección de los estrógenos frente a las enfermedades cardiovasculares se asocia a sus acciones a nivel fisiológico:

  • Disminuyen el colesterol LDL, cuyo aumento en exceso va ligado a un aumento del riesgo cardiovascular.

  • Aumentan el colesterol bueno o HDL, que se asocia a protección cardiovascular.

  • Mejoran la función endotelial y disminuye la resistencia vascular, con ello la hipertensión arterial y el riesgo cardiovascular.

El riesgo cardiovascular aumenta en la postmenopausia

La menopausia se caracteriza por el cese o descenso de la secreción de estrógenos, por lo que la protección cardiovascular que proporcionaban estas hormonas disminuye. Además, lo estrógenos también están involucrados en la habitual subida de peso por un aumento de la acumulación de grasa.

Los estrógenos influyen en la localización de la grasa, haciendo que sea fundamentalmente en muslos y piernas. Sin embargo el cese o descenso de su secreción provoca una redistribución de la grasa, favoreciendo el depósito graso abdominal con aumento de grasa visceral. El aumento de este tipo de grasa es uno de los factores que más aumentan el riesgo cardiovascular.

Es importante saber que NO SÓLO la bajada de niveles de estrógenos es responsable de la subida de peso y del riesgo cardiovascular asociado. Sino que esta subida de peso está también estrechamente relacionada con la disminución del gasto metabólico que tiene lugar con la edad y con los hábitos de vida que se lleven a cabo. Este incremento de peso es el responsable de tener un mayor riesgo de padecer hipercolesterolemia, hipertensión y dislipemias.

Sí, puedes prevenir muchos factores de riesgo. ¡No lo dudes!

La prevención de enfermedades cardiovasculares está en nuestra mano más de lo que pensamos.

  • Evita la obesidad y reducirás el riesgo cardiovascular entre un 35-60%, por lo que es imprescindible que mantengas un peso adecuado. Para ello tienes que intervenir en varios aspectos de tu estilo de vida. Empieza por cuidar la alimentación tanto antes como después de la menopausia. Nosotros te aconsejamos un estilo de alimentación basado en Dieta Mediterránea, pues diversos estudios como el PREDIMED la relacionan con una reducción del riesgo cardiovascular.

– Es tan fácil como llevar una dieta equilibrada en nutrientes, en la que incluyas todos los grupos de alimentos de una forma variada. Pero no olvidemos que la menopausia es una etapa donde las necesidades fisiológicas varían, por lo tanto es necesario adaptar la alimentación para que sea suficiente tanto a nivel calórico como nutricional. Para ello siempre es mejor  consultar con un especialista.

– Dentro de la dieta es imprescindible incluir alimentos como el aceite de oliva rico en ácido oleico, los frutos secos y el pescado azul, ricos en ácidos grasos omega-3 y omega-6. Todos ellos ayudan a prevenir y reducir el riesgo cardiovascular.

  • No te olvides de hacer ejercicio físico: reduce el riesgo cardiovascular en un 50-60% en comparación con mujeres sedentarias.

  • Modera el consumo de alcohol. En algunos estudios se ha visto una asociación entre el consumo moderado de alcohol y la protección cardiovascular, sin embargo los resultados no son claros. Lo que sí se sabe es que un consumo elevado de alcohol aumenta mucho el riesgo cardiovascular, por lo siempre te aconsejaremos moderar su consumo.

Como ves es mejor prevenir que curar. Si tienes hábitos saludables de alimentación y realizas ejercicio de forma rutinaria, te asegurarás menos complicaciones tras la menopausia.

Artículo por Medicadiet

¿Necesitas controlar tu peso en la Menopausia?

Pincha aquí para ver el
teléfono de tu centro

Madrid • Barcelona • Zaragoza • Almería

La 1ª Consulta es Gratis

x
Madrid91 550 30 14
Zaragoza976 48 20 97
Online91 550 30 14
Almería695 408 999
Barcelona931 187 928


Acepto la polí­tica de protección de datos Loader

Comments (1)

  1. Pingback: Conoce la importancia del Omega-3 en la Menopausia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *