Blog de Nutrición para la Vida Diaria

Consejos de Nutrición y Dieta Mediterránea para la Vida Diaria

Mi bebé ya puede comer fruta y verdura ¿Por dónde empiezo?

Durante los primeros 6 meses de vida el lactante debe alimentarse siempre que sea posible exclusivamente con leche materna, o en su defecto con una leche infantil. Sin embargo, a partir de los 6 meses, la leche materna no es suficiente para satisfacer los requerimientos nutricionales de los lactantes por lo que se deben administrar aportes suplementarios de otros alimentos tanto en calidad como en cantidad. En este artículo os hablamos de cómo introducir las frutas y verduras.

¿Qué, cuándo y cuánto?

Las recomendaciones de introducción de la alimentación complementaria han variado paralelamente al incremento de la incidencia de enfermedad celíaca, alergias e intolerancias alimentarias y de obesidad infantojuvenil, base de muchas enfermedades crónicas del adulto. Existen controversias sobre cuándo es el momento idóneo de inicio, qué alimento es el más adecuado y cuál es la forma de presentar esos alimentos al lactante para mejorar el comportamiento alimentario.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda mantener la lactancia materna  hasta los 2 años, junto con la alimentación complementaria pero, ¿en qué momento sería aconsejable iniciar ésta? Aunque se puede empezar con la alimentación complementaria desde los 4 meses, introducir alimentos tan prematuramente puede aumentar el riesgo de sufrir alergias alimentarias y obesidad, por lo que se recomienda comenzar a introducir alimentos a partir de los 6 meses.

En cuanto al tipo y modo de preparación de los alimentos introducidos, las recomendaciones de la sociedad europea de pediatría son las siguientes:

  • Hay que tener en cuenta el ambiente sociocultural de la familia.
  • Empezar a introducir alimentos entre 4-7 meses.
  • La alimentación complementaria debe proporcionar más del 90% de las necesidades de hierro, ya que la leche es una fuente pobre del mismo.
  • La leche de vaca no adaptada no se debe dar como alimento principal en menores de 1 año, aunque se puede introducir en pequeñas cantidades en la alimentación.
  • La introducción de alimentos se debe hacer de forma progresiva, una recomendación sería hacerlo una vez al día, en pequeña cantidad, aumentando poco a poco, cada 3-7 días aproximadamente (teniendo en cuenta que las reacciones adversas a alimentos pueden darse en ocasiones de forma diferida).
  • No introducir vegetales de hoja verde como espinacas o acelgas antes de los 9-12 meses. Esto es debido a su alto contenido en nitratos, ya que el cuerpo inmaduro de los bebés no está preparado para eliminar este tipo de compuestos y pueden dar lugar a problemas  como la metahemoglobinemia.
  • No ofrecer alimentos con sal ni azúcar añadidos. Esto es para que los niños no se acostumbren desde pequeños al sabor de este tipo de alimentos y los consuman más adelante. Te lo explicamos más a fondo en el siguiente artículo.

Introducción de frutas y verduras

Los niños pequeños están preparados para consumir todo tipo de frutas a partir de los 6 meses de edad, incluidas aquellas consideradas más alergénicas. Aún así, si hay historial de alergias en la familia es recomendable vigilar al niño cuando consuma aquellas frutas que se sospeche que puedan producir este tipo de reacción. El consumo de posibles alérgenos junto con la lactancia materna reduce el riesgo de que se produzcan alergias, pero se debe valorar la tolerancia individual y acudir al médico ante cualquier señal de alarma.

En cuanto a las verduras y hortalizas, pueden empezar a consumirse a partir de los 6 meses, a excepción de las verduras de hoja verde y los espárragos, debido al contenido en nitratos que citamos con anterioridad. Un consejo a la hora de elegir el orden de introducción de estos alimentos es comenzar por verduras y frutas que se consuman habitualmente en casa y que estén de temporada.

En ambos casos es recomendable ofrecerlas después de la toma de leche materna o entre tomas, pero nunca sustituyendo a este alimento hasta que el niño cumpla el año de vida, ya que la leche nos aporta mucha mayor cantidad de energía y nutrientes.

Otra recomendación es que se vayan introduciendo una a una en lugar de mezcladas. Esto cumple la doble función de vigilar posibles alergias y dejar que el niño asocie los sabores a las diferentes frutas y verduras y vaya formando sus diferentes gustos y aversiones.

Por último, recomendamos que se presenten los diferentes vegetales enteros, crudos o hervidos, en lugar de en forma de papilla o triturados. Esto ayudará a los lactantes a mejorar sus capacidades motoras y a prepararse para la posterior masticación, a la vez que les permitirá controlar mejor su sensación de saciedad.

En conclusión, recomendamos comenzar a introducir las frutas y verduras a partir de los 6 meses de edad, y hacerlo de manera paulatina y respetando el apetito del lactante. Este consumo de fruta y verdura no debe sustituir a la leche materna durante el primer año de vida.

Artículo por Medicadiet.

Planes Nutricional para toda la Familia

Pincha aquí para ver el
teléfono de tu centro

Madrid • Barcelona • Zaragoza • Almería

La 1ª Consulta es Gratis

x
Madrid91 550 30 14
Zaragoza976 48 20 97
Online91 550 30 14
Almería695 408 999
Barcelona931 187 928


Acepto la polí­tica de protección de datos Loader

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *