Blog de Nutrición para la Vida Diaria

Consejos de Nutrición y Dieta Mediterránea para la Vida Diaria

Soja y menopausia: una curiosa relación

Soja y menopausia: una curiosa relación

Desde hace tiempo se habla sobre los beneficios de la soja para la menopausia, y las posibles contradicciones de esta relación. ¿Quiéres saber más?

.

Estrógenos, hormona femenina por excelencia

La menopausia es un proceso fisiológico que ocurre en la mujer de manera natural entre los 45 y 55 años, y supone el inicio de ciertos cambios que se darán en el organismo.

Uno de estos cambios, y principal causante de posibles consecuencias, es la disminución de estrógenos. Los estrógenos son hormonas femeninas, que influencian la vida de las mujeres, estableciendo varias etapas en el desarrollo: desde la pubertad hasta la menopausia. La pubertad comienza cuando la producción de estrógeno aumenta en los óvulos, desarrollándose los caracteres sexuales femeninos. Los niveles de estrógeno se mantienen estables a lo largo de unos 30 años, con pequeñas fluctuaciones responsables del ciclo menstrual. Después disminuyen paulatinamente, dando paso a la menopausia.

La disminución de estrógenos en la menopausia es la responsable de una disminución de la protección ósea, aumento del riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares y otros síntomas asociados como sofocos, sudores fríos, insomnio, palpitaciones, etc.

Afortunadamente, un estilo de vida saludable ayudará a disminuir estos síntomas, disminuirá riesgos de enfermedades y hará de la menopausia un camino más ameno hacia una nueva etapa en la vida de toda mujer.

.

¿Cómo influye la soja en la menopausia?

La soja es rica en componentes denominados isoflavonas. Las isoflavonas de la soja también son conocidas como fitoestrógenos al tener una estructura química muy similar a los estrógenos (de los que anteriormente hablamos), por lo que se podrían considerar como sustitutos de acción más leve, cuando la mujer experimenta la disminución de éstos en la menopausia. Al ejercer la misma acción, las isoflavonas consiguen que los efectos asociados a la menopausia sean más leves, concretamente los sofocos, el desgaste óseo y otras enfermedades de tipo metabólico, como el sobrepeso, arterioesclerosis y sus consecuencias cardiovasculares.

Cabe destacar, que las mejoras asociadas al consumo de soja , han de acompañarse de un estilo de vida saludable: dieta equilibrada y ejercicio físico, sobre todo. Además, numerosos estudios certifican que para que los efectos sean notorios, el consumo de soja ha de ser durante varios años, no sólo tras la menopausia. Esto se demuestra en estudios en mujeres japonesas, en las que los efectos asociados a la menopausia llegan más tarde y son más leves, debido al consumo de soja en su dieta normal.

.

Estudios controvertidos: no todo es blanco ni negro

No debemos olvidar que las isoflavonas tienen un efecto suave, y que el consumo ha de ser prolongado en años y en un contexto de dieta saludable. Aún así, no es un remedio milagroso. Los efectos se notarán más si la menopausia cursa con síntomas leves, sin embargo, si en cambio lo hace de manera más fuerte, puede que sea necesaria terapia hormonal sustitutiva, siempre bajo prescripción médica, y durante el menor tiempo posible.

.

¿Cómo incluir la soja en la dieta?

A día de hoy, contamos con una amplia variedad de productos de soja y derivados, lo que facilita su consumo de manera habitual. Nosotros recomendamos consumirla de la manera más natural posible, ya que en productos como yogures de soja, la cantidad de ésta suele ser escasa. Algunos de los productos son los siguientes:

  • Bebida de soja y derivados: es la bebida extraída de las semillas de la soja, de sabor dulce y fresco, para acompañar con té, café, o tomar sola.

  • Salsa de soja o tamari: seguramente la has visto en restaurantes de comida asiática; pruébala para ensaladas o aderezos en general, como sustitutivo de la sal, o en macerados y reducciones cuando cocines. Ten en cuenta que es muy rico en sodio.

  • Miso: es una pasta aromatizada de los granos de soja y sal marina. Ideal para realizar sopa de miso o salsas para acompañar en cualquier alimento.

  • Tofu: literalmente significa “cuajada de soja”. Tiene un textura parecida al queso, de color blanco y sabor suave.

  • Tempeh: producto obtenido de la fermentación de la soja. Se presenta en forma de pastel, y se suele utilizar en pequeñas cantidades como saborizante.

  • Seitán: se prepara a base de gluten de trigo y se hierve en un caldo de salsa de soja, alga kombu y jengibre. Se suele denominar “carne vegetal”, pruébalo en hamburguesas.

  • Brotes de soja: también llamados “dientes de dragón”, son las semillas germinadas de la soja, ideal para ensaladas.

.

El papel de la soja en la menopausia aún es controvertido. Podemos asegurar que es positivo incluirla en la dieta, para así hacer más rica nuestra alimentación, además de enriquecer nuestros platos con alimentos propios de otras culturas, tanto en la menopausia, como en otras etapas de la vida. Sin embargo, aunque mal no hace, aún no podemos afirmar con certeza que la soja tenga un efecto tan claro respecto a los síntomas de la menopausia, sino que su consumo forma parte de hábitos de vida positivos.

.

Artículo por Medicadiet

¿Necesitas controlar tu peso en la Menopausia?

Pincha aquí para ver el
teléfono de tu centro

Madrid • Barcelona • Zaragoza • Almería

La 1ª Consulta es Gratis

x
Madrid91 550 30 14
Zaragoza976 48 20 97
Online91 550 30 14
Almería695 408 999
Barcelona931 187 928


Acepto la polí­tica de protección de datos Loader

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *