All Posts tagged educación nutricional

¿Qué Son los Alimentos “Sin Gluten”?

gluten

Los alimentos sin gluten que podemos encontrar cada vez con más frecuencia en el supermercado, son el principal tratamiento de la celiaquía.

Las personas celíacas no pueden incluir en su dieta alimentos que contengan gluten. El gluten contiene una proteína, la gliadina, que causa una reacción alérgica autoinmune, provocando la inflamación de las paredes del intestino; se dañan las vellosidades y no se puede absorber ningún nutriente. Cuando la enfermedad se cronifica, aparecen fuertes diarreas, causando una malabsorción, deficiencias importantes de nutrientes como hierro, vitamina D y vitamina B12, y en niños se puede dar retraso del crecimiento.

El tratamiento es exclusivamente nutricional, ya que eliminando el gluten de la dieta, se consigue una gran mejoría en la enfermedad. Debe llevarse a cabo tras un diagnóstico médico de la enfermedad.

Existen diferentes grados de celiaquía; hay personas que toleran pequeñas cantidades de gluten en su dieta, y otras que presentan síntomas graves con la más mínima cantidad de este componente.

¿Qué puedes encontrar en el etiquetado?

– Mención “sin gluten”, alimentos que no contienen cereales con gluten entre sus ingredientes, ni tienen riesgo de contaminación en su producción (menos de 20mg de gluten / kg de peso del alimento)

Símbolo de una espiga dentro de un círculo con una barra que la cruza –declarado universal-, en alimentos sin gluten

– Mención “muy bajo en gluten”, alimentos que contienen almidón de trigo tratado para eliminar el contenido en gluten. Solo se pueden tomar en cierta tolerancia al gluten, bajo supervisión médica (menos de 100mg de gluten / kg de peso del alimento)

Clasificación de alimentos en una dieta celíaca

– Ricos en gluten: pan y harinas de trigo, centeno, cebada y avena, pasta, galletas, bizcochos, magdalenas, chocolates, y otros que contengan harinas de estos tipos en su composición.

– Pueden contener gluten excepto si el fabricante indica lo contrario en etiquetado: charcutería y embutidos, queso fundido, patés, conservas, caramelos, turrones y mazapanes, café y té instantáneos. A veces el gluten se emplea como ingrediente oculto en algunos alimentos elaborados, con función espesante o gelificante.

– Sin gluten: lácteos, carne, pescado y marisco, huevos, frutas, verduras, hortalizas y legumbres, arroz y maíz, aceite, condimentos, hierbas aromáticas, especias, café y té natural, refrescos, etc. Es mejor optar por alimentos naturales, no manufacturados, y en el caso de que lo estén, que indiquen su composición claramente en el etiquetado.

Cada vez se pueden encontrar en el supermercado más productos libres de gluten, con precios más asequibles. Una limitación en la dieta no debe ser motivo para un mayor desembolso económico a la hora de hacer la compra. Por ello, desde aquí pedimos el apoyo de las instituciones para que poco a poco se consiga mejorar a la hora de hacer compra y el día a día de estas personas.

Artículo por Medicadiet

Alergias vs Intolerancias

alergias alimentarias niños

¿Qué es una alergia alimentaria?

Una alergia alimentaria es ocasionada por un mecanismo inmunológico, es decir, una respuesta defensiva del organismo frente a un alimento en particular.

Le sucede a aquellas personas que se han sensibilizado previamente al alimento, por lo que pueden haberlo ingerido en otras ocasiones sin haber padecido ningún tipo de reacción. Por ello, los alimentos que con más frecuencia producen alergia dependen mucho de los hábitos alimenticios que tenga cada uno.

La respuesta inmunitaria del cuerpo lo protege contra sustancias potencialmente nocivas, como bacterias, virus y toxinas. Sin embargo, en algunas personas esta respuesta inmunitaria se desencadena por la ingesta de un alimento determinado.

En niños esta respuesta es muy común. 1 de cada 4 niños suele presentar en la infancia algún tipo de alergia que, probablemente en el futuro, desaparecerá.

Algunas de las alergias más frecuentes en los menores

– Leche de vaca

– Huevos

– Frutas (melocotón, fresas, kiwis, pera, plátano)

– Pescado (merluza, gallo, lenguado) y Marisco (gambas)

– Frutos secos (avellana, nueces, cacahuetes, castañas)

– Legumbres (lentejas, garbanzos, soja)

¿Cómo se descubre una alergia alimentaria?

Al consumir dicho alimento, éste provocará síntomas cutáneos como la urticaria aguda o la dermatitis atópica, así como síntomas respiratorios: afectación laríngea (tos seca, picor) o rinitis aguda (estornudos, picor nasal).

Una intolerancia alimentaria NO es ocasionada por un mecanismo inmunológico, sino que se debe a que la enzima encargada de metabolizar un alimento tiene algún defecto. Al igual que con las alergias, existen distintos tipos de intolerancias:

– Las proteínas de la leche de vaca: la alfa-s-lactoalbúmina y la beta-lactoglobulina. Estas proteínas alteran la mucosa intestinal.

– La lactosa: es producida por un defecto en la metabolización de la lactosa. Por un déficit de la lactasa es la enzima que metaboliza la lactosa. Afecta a la alteración de la mucosa intestinal.

– Gluten o celiaquía: es producida por una atrofia de las vellosidades de la mucosa del intestino. Se crean, por tanto, unas inmunoglobulinas específicas contra el gluten, por lo que es necesario eliminar de la dieta todos los alimentos que contengan gluten ya que no puede ser digerido.

Estas dos reacciones de alergia e intolerancia son muy comunes en los pequeños, porque su organismo aún está en constante desarrollo de su sistema inmunológico, por lo que las alergias pueden ser peores por una sobrerreacción. Por definición este sistema inmaduro por condiciones genéticas desconoce ciertos productos del medio ambiente y los asume como extraño, enfrentándolos de esta forma con diversas respuestas de inflamación como hemos explicado.

Artículo por Medicadiet

Bajas 5 kg en una semana y los recuperas en la siguiente ¿te suena?

IF

Para realizar una dieta de adelgazamiento es necesario que una persona se comprometa a motivarse y mentalizarse del cambio en los hábitos diarios que va a realizar.

Se debe tener en cuenta que es un proceso largo, y que no hay que pensar que cuanto antes se pierda peso, será mejor, ya que es precisamente lo contrario: los kilos que más rápido se bajan, son los que más rápido se recuperan.

¿Por qué vuelves a recuperar el peso?

Suele ocurrir cuando nos sometemos a alguna famosa “dieta milagro”. En general, todas las dietas que ofrezcan una pérdida de peso en poco tiempo suponen un efecto rebote a corto plazo, así como una pérdida de masa muscular. Si intentas bajar a la semana más kilos de lo recomendado, el cuerpo comenzará a agotar sus reservas musculares para obtener energía, en lugar de sacarla de las reservas de grasa.

– Al emplear una dieta muy baja en calorías, si es muy reducida en hidratos de carbono, se pierde peso en forma de agua y masa muscular, que es el problema principal de este tipo de dietas.

– Cuanta menos masa muscular tengas, menos capacidad tendrá tu cuerpo de quemar grasa. Por esto también, cuando dejas una de esas dietas, vuelves a recuperar el peso tan rápido como lo habías perdido. Lo malo es que lo recuperas todo en forma de grasa, porque recuperar el músculo perdido no es tan fácil: requiere tiempo y una buena alimentación.       

Lo normal, cuando una persona decide adelgazar, es lograr una pérdida de peso de 2 a4 kg al mes aproximadamente. De esta forma, el cuerpo recibe la cantidad de macronutrientes y micronutrientes esenciales, aunque en menor cantidad y eliminando algunos alimentos de la dieta que pueden obstaculizar el objetivo.

Si las dietas milagro son negativas, el saltarse ciertas comidas a lo largo del día también lo es. NO hay que hacerlo por pensar “si no como, adelgazaré más”, porque lo único que conseguimos con eso es generar más apetito y ansiedad para la próxima comida y crear un desequilibrio en el organismo.

Si las dietas milagro de verdad fueran milagrosas, no se repetirían cada año ni saldrían otras nuevas.

 El mejor consejo para intentar perder peso es que, en cuanto a actitud psicológica, la motivación sea un fuerte, la ansiedad se controle y el estrés también, ya que puede influir negativamente en que se alcance el objetivo deseado.

Artículo por Medicadiet

Alimento de Temporada: Habas Frescas

habas

Queremos dedicarle un día a este alimento que cada vez es menos conocido.

A pesar de lo poco que dura la temporada de esta verdura es muy recomendable incluirla en vuestra dieta, pues es una fuente de fibra y de vitaminas.

Contiene vitaminas A, B, C y E. Además contienen potasio, fósforo, calcio, hierro, magnesio y zinc.

Pueden aguantar 3-4 días en el frigorífico o en un lugar fresco y seco.

También puedes congelarlas para que aguanten hasta 3 meses, aunque conviene en estos casos escaldarlas, dejar que se enfríen y entonces congelar.

Para saber si son frescas la mejor forma es doblar una, si no rompe no están frescas.

Para cocinarlas se recomienda mezclarlas con otras verduras para suavizar su sabor.

Por ejemplo rehogándolas con cebolla, zanahoria y calabaza.
Artículo por Medicadiet

Si Comes Fuera de Casa: que no sobre comida pero que tampoco falte

restaurante

¿Cuantas veces has ido a un restaurante y has pensado que sobraba comida o que por el contrario ibas a quedarte con hambre?

En primer lugar tenemos que tener en cuenta que cada persona es única y como tal tiene diferentes necesidades y también diferentes costumbres a la hora de comer. Por ello al comer fuera de casa debemos intentar mantener nuestros hábitos.

Si acudes a un restaurante que ya conoces y sabes las raciones que sirven, indícales la cantidad de platos que quieres. No es necesario que sobre comida ni que hagas una comida muy copiosa, sobre todo si es en comidas de menú diario.

Si no puedes controlar la cantidad que te sirven, pregunta si tienen la opción de comer medio menú. Muchas veces esta es la solución, por ejemplo, si hay un primer plato de paella en muchos sitios la ración sirve perfectamente de plato único.

Cuidado que también nos podemos encontrar con el caso contrario: salir a cenar y quedarnos con hambre.

Cada vez más gente nos ha comentado que esto les pasa, sobre todo, cuando van a sitios de cocina moderna. Si eres una persona que necesita comer más cantidad tenlo en cuenta a la hora de elegir restaurante.

Tan malo es el exceso como el defecto. Recuerda que no por comer fuera tienes que comer el doble o la mitad de lo que comerías en casa.

Artículo por Medicadiet