All Posts tagged embarazo

Suplementación en el Embarazo

En numerosas ocasiones se escucha que durante el embarazo hay que comer el doble para así alimentar bien tanto a la madre como al bebé, pero esto es una gran equivocación. Lo que sí que es importante y no hay que olvidar nunca es hay que comer el doble de bien. Dado que el embarazo presenta un desafío desde el punto de vista nutricional, a continuación explicaremos cuales son las recomendaciones nutricionales y de suplementación para las mujeres embarazadas.
En primer lugar hay que resaltar que una ingesta inadecuada e insuficiente de nutrientes durante el embarazo está relacionada con ciertas patologías como la preeclamsia (presión arterial alta durante el embarazo), retraso del crecimiento intrauterino, anomalías congénitas e incluso abortos. Por ello, conocer bien las recomendaciones previas al embarazo y durante el mismo juegan un papel muy importante en la salud de la madre y del bebé tanto durante su desarrollo como en su futura etapa adulta.
De todos los micronutrientes, aquellos que tienen un papel clave para el correcto desarrollo del feto son el hierro, el iodo, el calcio y la vitamina B 9 (ácido fólico).
La suplementación de hierro no está recomendada de forma rutinaria a todas las embarazadas sino únicamente a aquellas que presenten anemia por deficiencia de hierro. Lo que sí que es importante para cualquier madre gestante es incluir alimentos en la dieta que contengan dicho micronutriente como son las carnes rojas magras, la carne de ave, pescados como el salmón o las sardinas, vegetales de hoja verde, legumbres y cereales integrales.
En cuanto al iodo, resaltar que la clave para alcanzar los niveles adecuados está en la dieta, y sólo si a través de ella no se alcanzan las recomendaciones, es cuando el médico se planteará una suplementación del micronutriente. La cantidad diaria recomendada en el caso de las embarazadas es de 200 mcg al día y esto es fácilmente alcanzable si la gestante consume pescado marino de forma habitual, si se aderezan las comidas con un poco de sal yodada y si además se consumen 2 raciones de lácteos desnatados al día.
Las necesidades de calcio están también aumentadas durante la gestación pero no hay que olvidar que los niveles de absorción del organismo también incrementan hasta en un 40%. Por ello, la recomendación nutricional de consumir 3 raciones de lácteos al día es suficiente para conseguir una buena mineralización ósea del bebé.
Por último en relación al ácido fólico, la recomendación para toda embarazada es la suplementación diaria de 400 μg de ácido fólico para reducir la probabilidad de cualquier patología relacionada con el tubo neural, anomalías graves del cerebro y de la médula espinal. Dado que el tubo neural se cierra antes del día 28 de la gestación, ésta recomendación está indicada en el periodo preconcepcional (1-2 meses antes de quedarse embarazada) y durante las primeras 12 semanas de embarazo. Además, en la dieta hay muy buenas fuentes de vitamina B 9 como son los vegetales de hoja verde, las legumbres y los frutos secos.
Por todo ello, podemos concluir que la alimentación es un factor clave en el embarazo, que debe cuidarse antes y durante la gestación, para conseguir el estado óptimo de desarrollo. Resaltar también, que estudios demuestran que las mujeres que tienen una buena adherencia a la dieta mediterránea tienen menores dificultades a la hora de quedarse embarazadas y un porcentaje mayor de éxito en el embarazo.

¿AFECTA EL ESTADO NUTRICIONAL A LA FERTILIDAD?



Se ha visto que un buen estado nutricional es el mejor aliado para prevenir la aparición de diversas patologías,y también influye de manera significativa en la fertilidad masculina y femenina.. Si estas interesado, continua leyendo….

¿Qué es la esterilidad? ¿Y la infertilidad? La esterilidad es la incapacidad de reproducción, ya sea por un problema en el funcionamiento de sus órganos sexuales o debido a unos gametos defectuosos lo que impide lograr la fecundación. Por lo tanto, la infertilidad es la imposibilidad de finalizar la gestación y dar a luz a un bebé sano. A diferencia de la esterilidad, puede que el espermatozoide fecunde el óvulo y consiga concebir, pero no se conseguirá una gestación evolutiva. 

Seguir unos malos hábitos alimenticios es una de las causas del aumento de la infertilidad o esterilidad, por ello estar por debajo o por encima del normopeso afecta a la fertilidad tanto en hombre como en mujeres.

En mujeres:

  •  Bajo peso: puede afectar al correcto funcionamiento de las hormonas pituitarias (hormona foliculoestimulante y la hormona luteinizante), las cuales se encargan de regular los ciclos menstruales, deteniendo la ovulación y asimismo  la menstruación.
  • Sobrepeso u obesidad: la grasa es imprescindible para producir hormonas reproductoras, pero cuando hay un exceso de grasa pueden aumentar los niveles de estrógenos, haciendo que los ciclos menstruales sean irregulares y que sea más difícil el proceso de ovulación.

En hombres:

  • Bajo peso: en este caso no hay evidencia clara sobre la relación entre el bajo peso y la fertilidad masculina. Pero en ciertas ocasiones se ha visto que personas que presentan un peso por debajo del normopeso, pueden producir espermatozoides en menor cantidad y de peor calidad.
  • Sobrepeso u obesidad: el exceso de peso puede ser el causante de la reducción de los niveles de testosterona, alterando la producción de espermatozoides. Cabe destacar que el acúmulo de grasa en el abdomen se ha relacionado con el aumento de la hormona aromatasa, encargada de transformar la testosterona en estrógenos, afectando a la producción de espermatozoide.

¿Afecta la nutrición a la fertilidad?

 El consumo de algunos nutrientes se ha relacionado con la mejora de la situación reproductiva de hombre y mujeres. Aquí os dejamos una serie de ejemplos:

En hombres:

  • Vitamina A: La encontramos en las proteínas de origen animal (leches enteras, carnes grasas, pescados) pero sobretodo en las verduras y hortalizas de color anaranjado (zanahoria, calabaza, naranja…)
  • Vitamina C: Presente en frutas y verduras. Con la cocción se pierde parte de su contenido por lo que es necesario el aporte de vegetales crudos en alguna de las comidas. Las recomendaciones de consumo aumentan en fumadores y deportistas.
  • Vitamina E: Se encuentra sobretodo en las grasas como el aceite de oliva, los frutos secos y las semillas.
  • Selenio: Una dieta pobre en selenio repercute en la calidad y movilidad espermática. Sus principales fuentes son el pescado, marisco y cereales integrales.
  • Zinc: Una deficiencia en zinc puede producir un bajo número de espermatozoides, cambios en el ADN y niveles bajos de testosterona. Podemos encontrarlo en las proteínas de origen animal como el marisco o el huevo y las legumbres.
  • Ácido fólico: En el caso del hombre está relacionado con la movilidad y el número espermático. Su déficit podría causar alteraciones en el ADN provocando así defectos congénitos del futuro bebé.
  • Aminoácidos: Consumir L-Arginina y L-Carnitina es necesario para el buen funcionamiento del esperma y para que éste pueda madurar. Se encuentran en las proteínas de origen animal (carne, pescado, huevos), frutos secos y legumbres.
  • Omega 3: El DHA es una grasa del grupo omega-3 beneficiosa para el organismo. Las membranas de los espermatozoides poseen gran cantidad de DHA y en caso de déficit se produce una mayor rigidez y menor flexibilidad de la membrana dificultando la fecundación del óvulo. Lo encontramos en el pescado azul, aceites vegetales, frutos secos y semillas entre otros.

En mujeres:

  • Ácido fólico (B9) y cianocobalamina (B12) : Las vitaminas del grupo B son necesarias para la división celular y evitar posibles problemas del tubo neural del bebé. La ingesta de vitamina B9 durante el embarazo debe aumentar a 400 ug/día  y podemos obtenerla a partir de los vegetales de hoja verde oscura, frutos secos y legumbres. La vitamina B12 la encontramos en las proteínas de origen animal como la carne, pescado y los huevos.
  • Antioxidantes: Los radicales libres producidos por el estrés oxidativo del cuerpo pueden afectar considerablemente la fertilidad femenina. Las vitaminas A, C y E (sobretodo presentes en las frutas, verduras y grasas saludables) ayudan a disminuir este proceso de oxidación además de que son necesarias para el desarrollo de la placenta.
  • Hierro: Durante el embarazo, las necesidades de hierro aumentan progresivamente debido al aumento del volumen sanguíneo producido durante el embarazo. Por lo que es importante que  presente unas concentraciones de hierro suficientes antes y durante el embarazo. Podemos encontrarlo de forma natural en alimentos como legumbres, carne o espinacas entre otros.

Hacer Ejercicio durante el Embarazo

Hacer ejercicio durante el embarazo

Muchas mujeres embarazadas dudan sobre la actividad física que pueden realizar y su intensidad y otras, simplemente, se abstienen de hacer ejercicio por miedo a poder dañar a su bebé. La actividad física debe formar parte de todos tus días pero la intensidad y duración varía de persona a persona. Te contamos todo acerca de este tema.

Día Nacional de la Nutrición 2015 + Guía de Alimentación para Embarazadas

Día Nacional de la Nutrición

Hoy es el Día Nacional de la Nutrición, como cada año hay un tema principal para concienciar a la población. Este año se trata de la nutrición durante el embarazo. Te hemos preparado una guía específica para esta etapa así como una variedad de artículos sobre nutrición y embarazo. ¡No te los pierdas!