All Posts tagged nutrición

Entrevista a Medicadiet en ‘No es un día cualquiera’ (RNE – Pepa Fernández)

rne no es un día cualquieraCarles Mesa, dentro del programa radiofónico de RNE que dirige Pepa Fernández “No es un día cualquiera”, entrevistó el domingo 29 de agosto a Alvaro Sánchez, nutricionista de Medicadiet, sobre dietas saludables y dietas milagro.

Puedes escucharla de nuevo aquí: http://www.rtve.es/mediateca/audios/20100829/cuadro-medico-dietas/862335.shtml

Medicadiet, adelgazamiento y nutrición

logo medicadiet

Más

¿Qué son los superalimentos?

Pescado azul omega 3Se trata de alimentos que tienen propiedades beneficiosas sobre la salud, como por ejemplo, la capacidad de disminuir el riesgo de enfermedades como el cáncer, ó problemas cardiovasculares. Si bien se trata de alimentos saludables, no se deben crear falsas expectativas sobre la curación de estas graves patologías.

¿Cuáles son?

La lista de superalimentos es interminable. Cereales integrales, proteínas magras, frutos secos, pescados azules, cítricos, el té ó el chocolate son algunos de los más nombrados.

Dentro del grupo de los antioxidantes están frutas y verduras como el brócoli, el tomate, los arándanos, la naranja ó el kiwi, todos ellos ricos en vitamina C.  El tomate contiene una sustancia llamada licopeno, poderoso antioxidante que disminuye el riesgo de cáncer de próstata. Los arándanos se usan también en el tratamiento de infecciones urinarias.

aceite olivaEl ajo es el alimento vegetal más nombrado en la literatura por sus propiedades medicinales. Se recomienda en la prevención de enfermedades cardiovasculares por reducir el colesterol y la tensión. Existen algunas evidencias de que el consumo de puede reducir el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares por su contenido de flavonoides. El consumo moderado de vino se asocia con un menor riesgo cardiovascular por la presencia de compuestos fenólicos capaces de inhibir la oxidación del LDL (colesterol malo).

El aceite de oliva debe ser la grasa de elección de nuestra dieta, ya que al ser insaturada, es cardiosaludable y además es beneficioso en el tratamiento de alteraciones gastrointestinales. La avena es fuente de fibra y reduce el colesterol, disminuyendo por tanto el riesgo de enfermedades ateroscleróticas y cardiovasculares. Las isoflavonas presentes en la soja previenen la aparición de estas enfermedades y juegan un importante papel en la prevención del cáncer, osteoporosis y en el alivio de los síntomas menopáusicos.

Los frutos secos son ricos en grasas monoinsaturadas, vitaminas, minerales y fibra que favorecen la salud cardiovascular pero son muy energéticos por lo que se debe moderar su consumo en las dietas de control de peso.

Es interesante destacar la miel por su contenido en vitaminas, minerales y sustancias antisépticas, que ayudan a combatir infecciones.miel

Si pasamos a los alimentos de origen animal, el pescado azul es rico en ácidos grasos poliinsaturados omega 3, que disminuyen el nivel de triglicéridos sanguíneos previniendo la aparición de enfermedades cardiovasculares y cáncer. Los derivados lácteos pueden ser considerados como “superalimentos”, no sólo por ser la fuente de calcio por excelencia sino por su papel protector en el cáncer de colon. El yogur es un alimento probiótico ya que contiene microorganismos vivos que afectan beneficiosamente a la flora intestinal y mejoran el sistema inmunitario. La ternera contiene ácido linolénico conjugado, efectivo anticarcinógeno y posible modificador de la composición corporal disminuyendo la masa grasa y aumentando la masa magra, consiguiendo un metabolismo más eficaz.

¿Cómo los incluimos en nuestra dieta?

Si bien éstos “superalimentos” tienen beneficios sobre la salud del consumidor, se debe evitar la creencia de atributos mágicos y absolutos sobre ésta. Ningún alimento tiene  poder curativo de enfermedades  aunque sí pueden prevenir su aparición. No debemos pensar que cuanto mayor sea el consumo de estos alimentos, menor será el riesgo de sufrir una patología. El objetivo debe ser incluir estos superalimentos dentro de una alimentación variada, estando presentes todos los grupos de alimentos. Combínalos siempre de acuerdo al patrón de dieta mediterránea, en la que el hidrato de carbono es la base y el consumo de grasas es moderado.

medicadiet, adelgazamiento y nutrición

Más

Alimentación y estado de ánimo

Nutrición y equilibrio

De forma intuitiva, todos hemos relacionado alguna vez nuestro estado de ánimo con nuestra alimentación.  La ansiedad antes de comer, o la alegría tras un tentempié no son casuales. En este artículo te contamos cómo influyen los alimentos o la falta de ellos en tu humor.

Cuando se come demasiado poco

Es muy típico que se experimente un estado de apatía, o irritabilidad cuando se realiza una dieta demasiado restrictiva. Esto no sólo se produce por el hecho de estar en una fase de control  de la alimentación, sino que el evitar ciertos productos que en otras circunstancias se consumirían, puede provocar frustración o ansiedad.

tristeTambién se produce este cambio por la falta de algunos nutrientes que influyen en el correcto funcionamiento de nuestro sistema nervioso. Una alimentación desequilibrada puede producir carencias específicas de vitaminas o minerales que se manifiestan mediante síntomas o sensaciones como apatía, desgana, irritabilidad, nerviosismo, cansancio, falta de atención, fallos de memoria, de concentración e incluso depresión. Por ello es recomendable el manejo de dietas equilibradas, para que las ingestas mínimas recomendadas de estos nutrientes sean respetadas.

Iniciar una dieta equilibrada como las que hacemos en medicadiet, siempre conlleva un cambio de hábitos y algunas renuncias.  Esto puede generar ansiedad, y por eso es importante trabajar la motivación y aprender técnicas para controlar las situaciones de riesgo. Tu nutricionista personal y nuestros talleres de grupo, te enseñarán las herramientas adecuadas para superar estas dificultades.

Glucosa, la gasolina del cerebro

La principal fuente de energía del cerebro es la glucosa. Para conseguir un nivel de glucosa constante en sangre debemos consumir con la frecuencia adecuada (cada 3 ó 4 horas) alimentos ricos en hidratos de carbono como arroz, pasta, legumbre ó patata. Una hipoglucemia mantenida puede ser la causa del nerviosismo, la irritabilidad ó el cansancio

Otros nutrientes que afectan al equilibrio psíquico

como bien, estoy feliz

El triptófano, la hormona del humor

El triptófano es un componente de las proteínas y es necesario para la producción de serotonina, también llamada hormona del humor. Esta hormona actúa como neurotransmisor que regula el estado de ánimo. Esta sustancia también determina nuestros ciclos de sueño y de vigilia.

Alimentos ricos en triptófano: huevos, lácteos, pescados, carnes, legumbres (soja), frutos secos, frutas (plátano, piña, aguacate).

Vitaminas del grupo B

Las vitaminas del grupo B son las que más influyen en el buen funcionamiento del cerebro y del sistema nervioso en su conjunto. Participan en las reacciones de obtención de energía, especialmente la B1; la B3 es esencial para el equilibrio psíquico; la B5 interviene en la síntesis de hormonas del estrés. La B6 y B12 intervienen en la síntesis de neurotransmisores, junto con el zinc y el magnesio.

Alimentos ricos en vitaminas grupo B: cereales integrales, levadura de cerveza, germen de trigo, legumbres, frutos secos, etc. La B12 está en la carne, huevos, pescado, y también en el miso, polen, espirulina, algas marinas.

Ácidos grasos esenciales

Los ácidos grasos esenciales forman parte de las células del cerebro y son fundamentales para el desarrollo y funcionamiento del sistema nervioso.

Están presentes en el aceite de semillas, frutos secos, germen de cereales, aguacate, cereales integrales, soja y germen de trigo.

Hierro

El hierro también participa en la síntesis de neurotransmisores. Por ello, el déficit de este nutriente se relaciona con menor capacidad de concentración, de atención y de memoria.

Alimentos ricos en hierro: almejas, berberechos y similares, levadura, morcilla, vísceras (hígado, riñón), germen de trigo, foie gras, carnes (sobre todo de caballo), pescados, legumbres, frutos secos o cereales integrales.

Alimentos estresantes

colaLa cafeína, el té, las bebidas de cola, el cacao y el chocolate contienen sustancias estimulantes del sistema nervioso central y pueden causar agitación y nerviosismo si se ingieren en grandes cantidades. El ginseng también es un potente excitante y se añade a ciertas bebidas estimulantes o se consume como complemento.

Es importante saber que el alcohol altera al sistema nervioso ya que es un tóxico para las células del cerebro.

El uso continuado de sustancias estimulantes puede producir desgaste nervioso, agotamiento y falta de adaptación al estrés.

Conclusión

Los dos pilares fundamentales de un buen estado de salud son la nutrición y el equilibrio psíquico. Ambos están directamente relacionados y el desequilibrio en alguno de ellos afectará negativamente al otro.  Una dieta balanceada que aporte todos los nutrientes nos va a permitir gozar de una óptima salud mental y felicidad.


medicadiet, adelgazamiento y nutrición

Más

Diabetes Infantil: ¿Cómo manejarla?

NiñaLos primeros síntomas de esta enfermedad suelen aparecer con el aumento en la cantidad de orina y ésto hace que el niño padezca una sed mucho mayor de la habitual. También debe alertarnos la progresiva pérdida de peso.

¿Cuál es la dieta adecuada para el niño diabético?

Las necesidades nutricionales de los niños con diabetes tipo I son iguales a las de sus compañeros. Sin embargo, no pueden metabolizar correctamente los hidratos de carbono debido a la falta de insulina. El tratamiento de esta patología consiste en adaptar la insulina a una alimentación variada y equilibrada que cubra las necesidades de energía y nutrientes del niño

La insulina es una hormona que regula los niveles sanguíneos de azúcar. Por eso, la dosis debe ajustarse a la cantidad de hidrato ingerido y a la hora en que se toma. Un exceso de insulina podría provocar una hipoglucemia y un déficit tendría el efecto contrario, elevando la glucosa sanguínea.

El control de los hidratos de carbono es esencial para mantener la glucemia dentro de valores normales durante todo el día. Existen dos tipos de hidratos de carbono, los complejos y los simples. Los primeros incluyen el arroz, el pan, las pastas y legumbres y los segundos comprenden los azúcares, frutas, mermelada, miel,etc. El pan y las galletas es mejor que sean integrales ya que tienen un mayor contenido en fibra, que evita las oscilaciones bruscas de glucosa en sangre.

Es también importante el control de la grasa dietética, ya que el metabolismo de las grasas y el de los hidratos están relacionados. Un exceso de grasas en la dieta podría elevar la glucosa sanguínea y también modificar la insulinemia. En el diabético, al igual que en el individuo normal, no se aconseja que el porcentaje de grasas supere el 30% del total de la energía. Así, lo recomendable es reducir las grasas de origen animal presentes en la bollería industrial y usar el aceite de oliva como grasa de elección.

Las proteínas son esenciales para el crecimiento adecuado del niño ya que tienen un papel clave en la formación de tejidos.  Éstas no elevan la glucemia, por lo tanto no necesitan un aporte extra de insulina. En una dieta variada es importante que ingiera alimentos proteicos de todos los grupos. En general, se debe priorizar el consumo de carnes magras y pescados blancos sobre el de carnes transformadas como salchichas o embutidos. El huevo es una muy buena fuente de proteínas y minerales como el hierro y el magnesio. Su consumo aconsejado es de tres a la semana.

Los lácteos son la principal fuente de calcio, mineral clave en la formación de estructuras óseas. En el niño diabético es preferible que sean descremados ya que tienen un menor contenido en grasa, siendo ésta además saturada.

Las necesidades de vitaminas son iguales en la diabetes que en la población general. Puedes asegurar  su correcto aporte con el consumo de cinco raciones al día de frutas y verduras.

Los alimentos que más benefician a los diabéticos son las verduras y las frutas. Éstos son ricos en fibra, que evita los aumentos bruscos de glucosa en sangre. Son alimentos de baja densidad energética y no tienen efecto en la glucemia.

¿Cómo controlar la diabetes infantil?

Como hemos comentado, los padres deben conocer el contenido de hidratos de carbono de los alimentos y regular el aporte de insulina consecuentemente. En el caso de alimentos preparados, hay que  consultar el etiquetado nutricional para conocer la cantidad total de hidratos de carbono, pero también de otros nutrientes que también pueden afectar al nivel de hidratos. Por ejemplo, algunos chicles o caramelos “sin azúcar” pueden hacernos pensar que no importa que el niño  diabético los consuma. Su consumo debe ser moderado ya que algunos contienen edulcorantes como los polioles que, aunque no modifican apenas la glucosa sanguínea, pueden variar los niveles de insulina ya que aportan energía. Un elevado consumo puede tener también efectos laxantes. Debe evitarse la bollería indutrial por su contenido en grasas trans y los refrescos azucarados.

En cuanto al número de ingestas, se aconsejan cinco a lo largo del día ajustando la insulina al contenido de hidrato de éstas. Se debe tener en cuenta la actividad física que va a realizar el niño, ya que si va a ser elevada al principio del día, no es necesaria una dosis extra de insulina en la toma de media mañana. A veces se aconseja también una sexta ingesta para añadir una dosis extra de hidratos de carbono y así evitar la hipoglucemia nocturna.

Como no puede ser de otra manera, el objetivo final es que el niño poco a poco aprenda a controlar su alimentación y el aporte de insulina relacionado. Es por tanto interesante implicar al niño en la dinámica del tratamiento ya que, si siempre es importante la educación nutricional de un niño, en este caso es clave para que con el tiempo pueda adquirir independencia.

Artículo por Medicadiet

Más