All Posts tagged nutrición

Jose Luis Risco, experiencia personal en medicadiet

Jose Luis Risco, experiencia personal en medicadiet

Os presentamos a Jose Luis Risco, paciente de medicadiet desde Marzo del 2011, perdió 14 kg hasta Julio 2010 . Después de las vacaciones y de ser papá recuperó unos kilos y se ha vuelto a poner en nuestras manos.

A continuación podéis leer su opinión sobre el tratamiento.

¡¡He perdido 14 Kilos!!

—————————————
Nota importante de medicadiet:
Un tratamiento nutricional no puede garantizar los mismos resultados en todas las personas. En Medicadiet trabajamos en un contexto de salud y con nutrición equilibrada y mediterránea, como indica la evidencia científica: Nuestros Planes Nutricionales siguen el consenso de FESNAD-SEEDO para el tratamiento de la obesidad y el sobrepeso
—————————————
 

El cambio más importante radica en mi salud, aparte lógicamente, de en el bienestar que supone el desprenderte de una pesada mochila, que es lo que suponen los kilos que sobran. Deduzco que más o menos es lo que le sucederá a toda persona que inicia un tratamiento de este tipo. En mi caso, por encima del problema que supone el exceso de kilos, está la salud.

El tratamiento es recomendable por su naturalidad. Es decir, se trata simple y llanamente de combinar todos los grupos de alimentos de manera ordenada y no incluye ningún tipo de toma de pastillas o similares.

Opino que lo peor “es” para la persona encargada de preparar la comida (en mi caso, es mi mujer) ya que no es fácil dominar las tablas de intercambios. A veces, resulta un poco complicado el combinar “dos comidas” para dos personas.

El peor enemigo para llevar a cabo con éxito una dieta, es uno mismo. Al principio, resulta mucho más sencillo porque los resultados son evidentes relativamente rápido (en mi caso, no me he trazado ningún plazo), pero para comer fuera de casa ocasionalmente no es fácil. No siempre se está con el estado de ánimo pleno para llevarla a cabo perfectamente. En este punto es donde puedo llegar a entender, por ejemplo, la adicción a la nicotina de un fumador.

En mi caso, es similar a la ansiedad que aparece en determinados momentos. Lo más importante, es tener el seguimiento y el apoyo del nutricionista porque, salvo voluntades de hierro, es fácil salirte del camino. Aquí tiene mucho que ver el carácter de la persona, y para bien o para mal, me suelo mover en los extremos. En la alimentación, también. Y es una de las facetas en donde más me convienen los grises por encima de blancos o negros.

Si en algún momento logro llegar a este punto, insisto, siempre con el apoyo y supervisión del nutricionista, estará casi todo el trabajo hecho.

Medicadiet, Adelgazamiento y Nutrición.

medicadiet

Proteínas y Dieta Mediterránea: Descubre la calidad y ventajas de cada tipo

Proteínas y Dieta Mediterránea: Descubre la calidad y ventajas de cada tipo

Muchas son las dudas que surgen en torno a las proteínas. En este artículo os presentamos en qué alimentos se encuentran y el papel que tienen dentro de la Dieta Mediterránea. Un correcto aporte de proteínas es imprescindible para el buen funcionamiento de nuestro organismo.

La proteína es un nutriente fundamental. Dentro de una alimentación equilibrada, este nutriente no deben superar el 15-20% de las calorías totales de la dieta. Sin embargo, en los países desarrollados, el consumo de proteína es mayor de lo recomendado, en detrimento de la cantidad recomendada de frutas, verduras y hortalizas.

La función principal de las proteínas es estructural y reguladora, pues son imprescindibles para la formación y crecimiento de los tejidos.

Sin embargo, al contrario de lo que se piensa, las proteínas no son energéticas. Es decir, nuestro organismo no las utiliza para obtener energía. Únicamente, cuando en la dieta faltan hidratos de carbono, el cuerpo degrada las proteínas para conseguir energía. Esto se traduce en una reducción del músculo y un aumento de sustancias tóxicas (cuerpos cetónicos) como respuesta de la degradación. De ahí lo poco recomendable de las dietas hiperproteicas, como se explica más tarde.

En cuando a las cantidades diarias de proteína, la OMS recomienda una ingesta de 0.8 a 1 gramo por cada kilo de peso para una persona adulta, con la mitad de la ingesta proveniendo de proteínas de origen vegetal.

No todas las proteinas son iguales…

Hay proteínas de mayor o menor calidad. Es lo que se conoce como Valor Biológico y se mide en función de los aminoácidos esenciales que contenga.  Son de mayor calidad las proteínas de origen animal, destacando el huevo.

Proteinas de origen animal

Carnes: es una fuente de proteína con un adecuado valor biológico. También aporta grasas saturadas y triglicéridos, que aumentan el riesgo cardiovascular. El cerdo ibérico es un caso especial en cuanto a su composición grasa, ya que al alimentarse de bellotas, su grasa contiene una alta proporción de acido oleico, cardioprotector. Son ricas en hierro, potasio, fósforo, y vitaminas del grupo B, especialmente B12, prácticamente inexistente en los vegetales.

Pescados: tiene ciertas ventajas sobre la carne, porque tiene similar calidad y cantidad de proteína, pero menor densidad calórica por su menor aporte graso. Su mayor cualidad es su contenido en ácidos grasos poliinsaturados w-3, grasa que previene enfermedades cardiovasculares. Por esto, el consumo de pescado debe ser similar o mayor que al de carne. Los pescados destacan por su alto contenido en yodo, fósforo, sodio, potasio; y aquellos en los que se come su espina, como sardinillas, chanquetes o boquerones, aportan además una gran cantidad de calcio.

Mariscos:  muy buena fuente de proteína y de bajo contenido graso, sin embargo contiene altas concentraciones de purinas que elevan el ácido úrico y el colesterol en sangre. Son pobres en sodio, y una gran fuente de vitaminas B1, B6, y minerales como yodo, fósforo, potasio, hierro, zinc y cobre.

Huevos: contiene proteínas de alto valor biológico, presentes fundamentalmente en la clara. La yema es muy rica en grasas y colesterol, con gran cantidad de calcio, vitaminas B1, B2, B12, ácido fólico, A y D. El huevo es un excelente alimento por su valor nutricional, su consumo debe ser de 3-4 huevos a la semana.

Proteinas de origen vegetal

Frutos secos: tienen un alto contenido proteico, exceptuando a las castañas y bellotas, pero contienen una proporción elevada de grasa, donde predomina el ácido oleico y otros ácidos grasos poliinsaturados. Son una buena fuente de calcio, potasio, zinc, hierro y magnesio, y vitaminas como B1, B6 y vitamina E.


Legumbres: tienen un alto porcentaje proteico. Sin embargo estas proteínas no contienen todos los aminoácidos esenciales. Por esto, se recomienda complementarlas con cereales para constituir una proteina de alto valor biológico, por ejemplo, lentejas con arroz. Aportan vitaminas del grupo B, calcio, potasio, fósforo y magnesio, y hierro, pero de absorción reducida. Exceptuando la soja, las legumbres son pobres en grasas vegetales, y aportan una gran cantidad de fibra dietética. Una buena manera de aprovechar todos sus nutrientes y tomarlas en su forma más nutritiva, es elegir germinados, como los brotes de soja o lentejas.

Dietas ricas en proteínas

Las dietas con alta proporción en proteínas de origen animal, suponen una ingesta mayor de calorías, grasas saturadas, colesterol y sodio. Pueden ocasionar riesgo de enfermedades tales como obesidad, enfermedades cardiovasculares, hipertensión, hiperuricemia (gota) y sobrecargas hepáticas y renales. Además, un exceso de proteína en la dieta produce un aumento de la excreción urinaria de calcio, pudiendo derivar en una descalcificación osea, riesgo de fracturas  y osteoporosis.

Las dietas hiperproteicas  para bajar de peso son un error, ya que no tienen ningún fundamento científico y pueden llevarnos a desequilibrios nutricionales y problemas de salud. Al eliminar la mayoría de los hidratos de carbono de la dieta, la masa muscular se reduce, reduciendo así el metabolismo basal y provocando posteriormente el temido efecto yo-yo.

Dietas pobres en proteína

Una dieta deficiente en proteínas puede conllevar la aparición de problemas en el desarrollo de la inteligencia, inmunodeficiencias, y malnutrición.

El déficit en proteínas es muy común en los niños de países del tercer mundo, donde aparece una patología por deficiencia de  proteínas conocida como kwashiorkor: al dejar de ser alimentados con leche materna, no hay suficiente proteína en su dieta y desarrollan esta enfermedad, visualmente detectable por el hinchazón del abdomen.

Medicadiet, Adelgazamiento y Nutrición.

medicadiet

¿Te han dicho que tienes Diabetes gestacional?

¿Te han dicho que tienes Diabetes gestacional?

Ante todo que no cunda el pánico, a continuación te vamos a explicar  en que consiste y cómo puedes aportar tu granito de arena en el tratamiento nutricional.

nutricion diabetes gestacional

La diabetes gestacional es más conocida cómo la diabetes del embarazo, suele aparecer entre las semanas 24 y 28 semanas entre el 1% a 14% de las pacientes. En ocasiones puede persistir después del parto y se asocia a un incremento de trastornos en la madre (hipertensión, infecciones vaginales y en vías urinarias, parto prematuro y cesárea) y un desarrollo anómalo en el bebé al estar expuesto a mayor cantidad de glucosa de la habitual. Por ese motivo es necesario un correcto tratamiento y control de la diabetes.

La diabetes gestacional se produce cuando el cuerpo de la madre no es capaz de producir y usar toda la insulina que necesita para llevar a cabo la gestación. Se piensa que es debido a que las hormonas producidas por la placenta impiden la acción de la insulina en el cuerpo de la madre elevando los niveles de glúcosa en la sangre.

Los pilares básicos para el tratamiento de la diabetes gestacional son:

  • Seguir pautas de alimentación adecuadas adaptadas a la situación fisiológica en la que nos encontramos.
  • Ejercicio. Se aconseja hacer ejercicio moderado durante 30 minutos todos los días. Si al final de la gestación existen limitaciones se puede optar por ejercicios en sedestación.
  • Fármacos. Su uso es necesario en los casos donde fracase el tratamiento dietético y el ejercicio físico.

Desde medicadiet nos vamos a centrar en el tratamiento nutricional. Los objetivos de este plan de alimentación serán:

  • Disminuir los niveles de glucosa en sangre, acercándolos al máximo a los valores normales.
  • Conseguir que el aumento de peso sea el adecuado durante la gestación, tanto para la madre como para el niño.
  • Controlar los niveles de lípidos plasmáticos, tanto de colesterol como de triglicéridos.
  • Prevenir y tratar la aparición de complicaciones agudas como la hipoglucemias inducida por insulina y ejercicio, y adaptar la alimentación en casos de cetosis.
  • Prevenir y tratar la aparición de complicaciones crónicas como la enfermedad renal (disminución de proteínas), hipertensión arterial (disminución de sal y grasas) o la enfermedad cardiovascular (disminución de grasas).

Tres Pautas Nutricionales Básicas

diabetes gestacionalLa base de tu alimentación será la misma que para todas las embarazadas, procurando que sea equilibrada, variada y nutricionalmente completa para cubrir tus necesidades y las del pequeño.

Sin embargo, hay algunas debes prestar atención a estas recomendaciones que son de especial ayuda para controlar los niveles de glucosa:

  1. Hacer cinco o seis comidas a lo largo del día. De esta manera se consigue un metabolismo energético mucho más eficiente y un reparto más equilibrado a lo largo del día. En casos de tratamiento con insulina las ingestas deben ir ajustadas a las inyecciones para conseguir un mayor control de la glucosa en sangre, evitando tanto hiperglucemias como hipoglucemias.
  2. Cuidar la ingesta de hidratos de carbono puesto que son los nutrientes que más influencia ejercen en los valores de glucemia. Sin embargo, deben estar ampliamente representados en la dieta aportando entre un 40% y un 50% de las calorías totales. Es aconsejable evitar el consumo de hidratos de carbono de fácil absorción conocidos como “hidratos de carbono simples”, donde encontramos los pasteles, bollos, golosinas o el propio azúcar y, aumentar el consumo de los carbohidratos de absorción más lenta o complejos como las pasta, el arroz o las legumbres puestos que estos últimos elevan de forma más lenta los niveles de glucosa en la sangre con respecto a los primeros.
  3. Aumentar el aporte de fibra, porque ralentiza  la digestión y la absorción de los alimentos y por lo tanto de la glucosa. Lo ideal es tomar unos 30 gramos al día por eso no deben faltar en nuestra alimentación las ensaladas, las legumbres, los cereales integrales, las frutas con piel…

Que hacer si tienes…

…Vómitos y nauseas

Se deben a los cambios metabólicos que se experimentan en el organismo. Para mejorar este malestar conviene que se realicen ingestas ligeras y frecuentes a ser posible siempre a la misma hora. De está manera conseguimos que las digestiones sean menos pesadas y que los niveles de glucosa se mantengan constantes en la sangre. Si hay indicios de hipoglucemía a primera hora sirve de ayuda tener en la mesilla galletas para poder tomarlas antes de levantarse.

…Acidez o pirosis

En este caso también es recomendable fraccionar bien la alimentación a lo largo del día. Hay alimentos que pueden agravar la situación como los condimentados o los muy grasos por lo que conviene evitarlos. También se ha demostrado que las proteínas hacen una mayor presión sobre el cardias, por ese aconseja que la dieta sea moderadamente proteica.

Tratamientos dietéticos que puedes seguir

A la hora de adaptar las pautas nutricionales marcadas puedes optar por dos tipos de tratamientos: dieta por menús o dieta por intercambios.

Dieta por menús

Es la dieta clásica, donde el paciente sigue unos menús fijos que le da su especialista y que se basan en la pre-planificación de calorías y reparto en macronutrientes (proteina, hidratos, grasas) prefijado. Tiene dos inconvenientes: la monotonía y que no se adapta bien a los gustos individuales. Aquellas personas que no cocinan en casa a diario lo tienen más complicado para seguirlo.

Dieta por Intercambios

Para dar variedad y flexibilidad en la alimentación a los pacientes con Diabetes, la Dra.Clotilde Vázquez (endocrina coautora del método medicadiet) y su equipo diseñaron hace ya tiempo la Dieta por Intercambios.

Se trata un tipo de dieta muy flexible y personalizada donde se le otorga al paciente diabético más libertad de elección: No se le dice lo que tiene que comer, sino que se le enseña a decidirlo por sí mismo.

En la Dieta por Intercambios se diseña un Plan Nutricional que incluye una cantidad de Intercambios diaria de cada tipo de nutriente: hidratos, proteinas…, para garantizar una alimentación equilibrada. Se llaman Intercambios porque te permiten elegir el alimento que prefieras dentro de cada grupo.

Dieta por Intercambios Medicadiet
En 2007, la Dra.Vázquez y medicadiet adaptaron el sistema de intercambios metodología para ofrecerla a todas las personas que quieren perder peso y aprender a comer según la dieta mediterránea. Así nació el método medicadiet, que ya hemos enseñado a  miles de personas con sobrepeso, embarazadas, postparto, deportistas, y personas con problemas de salud específicos.

Si quieres que te ayudemos en medicadiet a controlar tu diabetes gestacional, puedes empezar hoy mismo, contactándonos aquí.

Te recomendamos además que consultes estos artículos sobre diabetes gestacional y más recomendaciones en la web de mi bebé y yo.

Receta para esta etapa: Pasta integral con jamón y algas

Ingredientes: (Para 4 personas)

  • 250 gramos de pasta integral.
  • 2 dientes de ajo
  • 80 gramos de jamón serrano
  • Una lata de algas cocidas

Intercambios por persona:  4 HC, 1 PR, 1/2 VE

Preparación

Cocer la pasta en agua con un poco de sal hasta que quede al dente, entre 15-18 minutos. Escurrir y reservar.

En una sartén con una cucharada de aceite de oliva se sofrien los ajos fileteados y una vez dorados seagrega el jamón en tacos pequeños. Se saltea y se incorporan las algas.

Añadir a la pasta y obtenemos un plato muy nutritivo.

pasta algas jamon

Medicadiet, Adelgazamiento y Nutrición.

medicadiet

Entrevistamos a la Dra Clotilde Vázquez, coautora del método medicadiet

La Doctora Clotilde Vázquez es jefe de sección de Endocrinología y Nutrición en el Hospital Ramón y Cajal, en Madrid. Tiene una amplia formación y dilatada trayectoria profesional como médico especialista en Endocrinología y Nutrición, relacionado especialmente con la diabetes, el sobrepeso y la obesidad, nutrición y endocrinología general. Además, compagina una larga actividad docente con la participación tanto en numerosos proyectos de investigación como en diversos medios de comunicación. Puedes visitar su página personal aquí.

La Dra Clotilde Vázquez, junto con la Dra Ana Isabel de Cos,  médico adjunto de endocrinología del Hospital La Paz de Madrid, han desarrollado y respaldan el método medicadiet, basado en el Sistema por Intercambios.

Queremos agradecer a Clotilde Vázquez que colabore en nuestro blog respondiendo a algunas cuestiones nutricionales que todos comúnmente nos preguntamos. En esta entrevista hemos querido plantearle las dudas más frecuentes de los clientes de medicadiet, a tenor de las preguntas que surgen en las consultas. Esperamos poder  esclarecerlas todas, con la ayuda de Clotilde.

Entrevista

P – Existe un miedo bastante marcado al consumo de alimentos ricos en carbohidratos en la dieta, cuando sabemos que los hidratos de carbono deben constituir la mayor parte de nuestra ingesta diaria, ¿cuáles son realmente las cantidades diarias recomendadas de este nutriente?

R – En realidad, una alimentación equilibrada puede contener entre un 40 a un 55% de hidratos de carbono, situando la cifra en cada caso en base a las circunstancias de la persona que la sigue: ej. su edad, sexo, actividad, enfermedades concomitantes, etc.

Por ejemplo, un joven que practica actividad física de moderada a intensa debe llegar hasta los 55% ya que para un buen funcionamiento y mantenimiento muscular es necesario una cantidad importante de hidratos de carbono, y una persona con diabetes tipo 2 y sobrepeso, es probable que se beneficie de reducir los carbohidratos al 40%. Además de la cantidad, es importante elegir bien el tipo de carbohidratos.

P – ¿Es cierto que aumentando el consumo de proteína en nuestra alimentación conseguimos aumentar la masa muscular?

R – No, siempre que se ingiera 1-1.5 g de proteinas por kg de peso, que son las recomendaciones internacionales,  lo importante es tomar suficientes  hidratos de carbono. La explicación es porque la glucosa, resultante de la digestión de los carbohidratos es imprescindible para el funcionamiento del sistema nervioso central (cerebro), el corazón, las células sanguíneas, y constituye el combustible necesario para el metabolismo del músculo durante la actividad.

Si no se ingiere suficientes hidratos, será la proteína muscular la que, rompiéndose, donará aminoácidos al hígado que se convertirá en la glucosa necesaria. El resultado es una disminución de la masa proteica muscular. Además, los carbohidratos no utilizados de la dieta van a depositarse en forma de glucógeno en el hígado y en el músculo, aumentando su volumen y mejorando su función. De eso saben mucho los deportistas cuya dieta es enormemente rica en carbohidratos.

P – ¿Realmente está relacionado el no desayunar con tener obesidad?

R – Sí. Todas las encuestan demuestran asociación entre no desayunar y tener sobrepeso. La explicación radica en el “horario” de nuestro aparato metabólico y hormonal, lo que se conoce como “ritmo circadiano”. Por las mañanas el organismo está preparado para recibir alimento y aumentar la termogénesis , o sea el gasto energético. Si el alimento no llega, se produce una serie de cambios metabólicos y neurohormonales encaminados al ahorro energético y al incremento del apetito. El resultado es menos gasto durante el día y mucho apetito por la tarde-noche, que resulta muchas veces en cenas demasiado copiosas. Aunque en términos cuantitativos este desfase de gasto no es muy grande día a día, el efecto es acumulativo y favorece la obesidad.

P – Las dietas hiperprotéicas, basadas en una mayor aporte de proteína ¿qué efectos pueden generar en nuestro organismo? ¿Son realmente efectivas para adelgazar?

R – Las proteínas, junto con los hidratos de carbono aportan 4 calorías por gramo, y su ingestión incrementa la termogénesis. Algunos estudios revelan que las proteínas tienen mayor efecto saciante que algunos carbohidratos, sobre todo los de absorción rápida.

Por tanto, en algunas personas puede tener sentido incrementar la ingesta proteica hasta 2 g por Kg de peso, pero nunca debe sobrepasarse esa cantidad porque sobrecargaría el hígado y el riñón, acidificaría demasiado el medio interno. Y mucho menos si esa sobreingesta proteica se acompaña de restricción de hidratos de carbono, porque por las razones expuestas anteriormente acabarían reduciendo la masa proteica muscular y facilitarían un efecto “rebote” de la dieta.

En cambio, sí tiene todo el sentido reducir las grasas, que aportan 9 calorías por gramo. Además algunas grasas, generalmente las muy saturadas que se encuentran en algunos dulces comerciales y snacks, tienen muy poco efecto saciante.

P – ¿Qué cuidados dietéticos extra deben tener las mujeres en menopausia?

R – La disminución de producción de estrógenos que se genera en la menopausia disminuye la termogénesis. Por tanto, “comiendo lo mismo” se tiende a incrementar ligeramente el peso, así que es importante ajustar las calorías a la baja o el gasto por actividad física al alta.

Otros consejos muy importantes hacen referencia al calcio y la vitamina D, cuyo consumo debe incrementarse para atenuar la pérdida de masa ósea que se produce en la menopausia.

Algunas mujeres experimentan elevaciones de la tensión arterial y de los niveles de colesterol en esa época, por lo que deberán disminuir la sal y controlar el aporte de grasa saturada y colesterol.

Pero no todo son “malas noticias” para la mujer en esa época de la vida: los fitoestrógenos contenidos en la soja pueden atenuar un poco los síntomas vasculares como los sofocos, y además, la actividad física regular mejorará la salud de los huesos, la tensión arterial y restablecerá el gasto energético.

P – Por último, el estudio Aladino sobre obesidad infantil que ha sido publicado este mismo año indica que el 45% de los niños entre 6 y 10 años tienen sobrepeso u obesidad.  ¿Qué podemos hacer para luchar contra esta epidemia?

R – Hay que intervenir en todos los ámbitos de influencia sobre el niño: la familia y la escuela mediante la educación y la oferta de una dieta sana compartida por los adultos, los políticos legislando en materia de alimentos, publicidad, urbanismo, etc. los medios de comunicación y los líderes juveniles contribuyendo a “poner de moda” la alimentación saludable, los médicos haciendo prevención primaria y secundaria en las consultas y finalmente todo ciudadano exigiendo que cada instancia asuma sus responsabilidades.

Pero, centrándonos en los que está más a nuestro alcance, a los padres o responsables de la alimentación en la familia nos atañe ofrecer en casa una alimentación saludable, compartida por todos, y sin miedo a obligar al niño a seguirla. Se trata de la adquisición de un hábito crucial para su salud, como dormir lo suficiente o cepillarse los dientes.-

Medicadiet, Adelgazamiento y Nutrición.

medicadiet

Frutos secos: fuente de energía y proteína vegetal

Los frutos secos y las frutas desecadas son alimentos estrella de esta temporada. Tienen un alto valor nutritivo gracias a su composición en proteínas y ácidos grasos esenciales. Veamos con mayor detalle los beneficios de estos alimentos.

Los frutos secos (avellanas, almendras, anacardos, nueces, pipas, piñones…) son pobres en agua y ricos en grasa. Otros, en cambio, como la bellota o la castaña son ricos en hidrato de carbono complejo. La composición, sin embargo, de la fruta desecada es mayoritariamente hidratos de carbono simple, pudiendo constituir casi el 50% de su contenido en azúcares simples.

En dietas de subida de peso, o en deportistas, los frutos secos, se convierten en una opción energética muy saludable.

Beneficios de los frutos secos:

La fruta desecada (ciruelas, orejones, dátiles, pasas, higos…) son ricas en minerales como el potasio, calcio, hierro y en vitaminas del grupo B, como B1 o B3.

Por otra parte, los frutos secos (almendras, nueces, anacardos…) contienen ácidos grasos insaturados como el oleico y  a su vez que ácidos grasos esenciales como el ácido linoleico y linolénico, que el organismo no puede sintetizar y necesitan ser aportados por la dieta. Son una excelente fuente de fósforo, calcio, hierro, potasio, magnesio, zinc y selenio y de vitaminas como B1, B3, folatos y vitamina E con un alto poder antioxidante.

Un consumo moderado de frutos secos nos protege frente a enfermedades cardiovasculares, por su alto contenido en ácidos grasos insaturados. Disminuyen los niveles de colesterol malo (LDL) y aumenta los de colesterol bueno (HDL).

Por su alto contenido en proteína vegetal se convierten en una opción adecuada para sustituir proteínas de origen animal en la dieta. Incluidos en una dieta equilibrada, podremos sustituir proteínas con mayor contenido graso como quesos o embutidos por alguno de estos frutos secos.

Tanto los frutos secos como las frutas desecadas tienen un contenido en fibra tan elevado que les convierte en un alimento idóneo cuando existe un problema de estreñimiento.

Destacamos algunos frutos secos como la nuez que contiene un ácido graso esencial (ácido graso alfa-linolénico) con demostrada eficacia para la prevención de enfermedades cardiovasculares.

No todo son beneficios…

Aunque el valor nutritivo de los frutos secos es elevado y pueden beneficiarnos en ciertos aspectos de la salud, los frutos secos también tiene sus inconvenientes.

El aporte en calorías tanto de los frutos secos como el de las frutas desecadas es elevado, desde 150Kcal por 100g hasta llegar a las 600Kcal por 100g. Gran parte de la composición de los frutos secos es grasa, lo que no les convierte en el mejor alimento dentro de una dieta para pérdida de peso, aunque de forma esporádica y controlada no deben suponer ningún problema.

Son alimentos de difícil digestión por su alto contenido en grasa, por lo que en personas con problemas digestivos, problemas de páncreas o de vesícula biliar no deben incluirlos de forma habitual en su dieta. No abusar de los frutos secos más grasos como nueces, avellanas o pistachos.

Para hacerlos más digestibles se someten a tratamientos de tostado, con el inconveniente de que se produce la pérdida de vitamina E y B1.

El contenido de azúcares simples en las frutas desecadas es tan elevado que se desaconseja su ingesta en personas diabéticas, y tener especial cuidado en la caries dental.

Medicadiet, Adelgazamiento y Nutrición.

medicadiet