Blog de Nutrición para la Vida Diaria

Consejos de Nutrición y Dieta Mediterránea para la Vida Diaria

Viejos superalimentos

Hoy en día vivimos bombardeados por publicidad de los denominados “superalimentos”: chía, kale, espirulina, açai, semillas de cáñamo… Estos exóticos productos inundan los lineales de cualquier herbolario e incluso de algunos supermercados, prometiéndonos la cura para cualquier enfermedad debido a su impecable perfil nutricional. ¿Deberíamos incluirlos en nuestra dieta?

¿Qué significa realmente “superalimento”?

Antes de plantearnos si los superalimentos son necesarios o no en nuestra dieta, debemos acotar qué tipos de alimento se engloban en este grupo. Aunque nos cueste creerlo, lo cierto es que no hay ninguna norma que dictamine qué características debe cumplir cualquier alimento para poder subir de categoría y considerarse súper. En otras palabras, cualquier alimento que se ponga de moda por contener un determinado nutriente o ayudar a prevenir cualquier patología puede entrar en este lote sin que nadie regule si de verdad es superior al resto de alimentos o no.

Aunque hayamos dicho que legalmente no tienen ninguna regulación, sí que es cierto que los superalimentos suelen cumplir unas determinadas características:

  • Son alimentos exóticos que no forman parte de nuestro patrón alimentario, y generalmente son importados de países lejanos.
  • Tienen fama de curar o prevenir enfermedades, o de mejorar el estado de salud en general. Estas afirmaciones no siempre tienen evidencia científica que las apoye.
  • Su precio es muy superior al de los alimentos comunes.

Todo esto no significa que este grupo de alimentos no sea saludable, pero tampoco son ni la mitad de necesarios de lo que nos hacen creer en las redes sociales. También cabe destacar que ningún alimento por sí solo es capaz de curar o prevenir al 100% una enfermedad, y muchas de las propiedades de salud que se asocian con estos productos no están demostradas científicamente, o bien se basan en nutrientes que se pueden encontrar en otros muchos alimentos diferentes.

La dieta depende de muchos factores

Si bien es cierto que algunos de estos superalimentos tienen muchos tipos de nutrientes, y deben a este factor gran parte de su fama, esto no significa que no podamos conseguir la misma proporción sumando otros alimentos. Hay que tener en cuenta que no dependemos de un único alimento para cubrir nuestras necesidades de energía y nutrientes, y lo importante es el conjunto de la dieta. Del mismo modo, si no tenemos unos buenos hábitos alimentarios el 99% del tiempo, nuestra salud no va a mejorar mágicamente porque añadamos una cucharadita de espirulina a nuestro café.

Otro factor que no se tiene en cuenta a la hora de contar las propiedades de este tipo de productos son las raciones de consumo de los mismos. Generalmente se comparan este tipo de alimentos a otros supuestamente menos nutritivos en base a la cantidad de un determinado nutriente por cada 100 gramos de alimento, pero no nos paramos a pensar si de verdad vamos a consumir esos 100 gramos de golpe o no. Por ejemplo, podemos pensar que las semillas de cáñamo tienen más proteínas que los garbanzos, ya que cada 100 gramos contienen 25g frente a 20g. Sin embargo, al consumir un plato de garbanzos (18g de proteína) ingerimos mucha más proteína que con una cucharada sopera de cáñamo que podamos añadir a la ensalada (1,5-2g de proteína).

Viejos superalimentos

Si lo que estamos buscando son alimentos con una gran densidad de nutrientes y que nos aporten beneficios para la salud, podemos encontrar una gran variedad entre aquellos que consumimos habitualmente, de temporada y con un precio razonable. Ejemplos de este tipo de alimentos pueden ser:

  • Legumbres: las legumbres son una excelente fuente de fibra, hidratos de carbono complejos, proteínas y minerales. Además, algunas como los garbanzos tienen todos los aminoácidos esenciales, asique son ideales para dietas vegetarianas.  
  • Frutos secos: al igual que las legumbres, son una excelente fuente de fibra y proteínas de origen vegetal, así como de ácidos grasos poliinsaturados omega 3 y 6, necesarios para el funcionamiento del cerebro.
  • Pescado azul: el pescado azul contienen proteínas de alta calidad y es fuente de ácidos grasos esenciales omega 3 y de vitamina D.
  • Frutas: las frutas son alimentos con gran cantidad de vitaminas, minerales y fibra. Además contienen componentes antioxidantes como los polifenoles y su gran cantidad de agua y fibra soluble hace que sean muy saciantes.
  • Verduras: al igual que las frutas contienen gran cantidad de fibra, vitaminas y minerales.

En resumen, ningún alimento es indispensable para la salud si se sigue una dieta variada y equilibrada, por mucho que se anuncie en los medios como la cura contra todos los males. Existe una gran variedad de alimentos con un perfil nutricional muy completo dentro de la Dieta Mediterránea, que pueden mejorar nuestro estado de salud sin necesidad de recurrir a alimentos exóticos y caros. No obstante, esto no significa que no sean saludables y podemos recurrir a ellos si nos gustan.

Artículo por Medicadiet

¿Necesitas un Plan Nutricional Personalizado?

Pincha aquí para ver el
teléfono de tu centro

Madrid • Barcelona • Zaragoza • Almería

La 1ª Consulta es Gratis

x
Madrid91 550 30 14
Zaragoza976 48 20 97
Online91 550 30 14
Almería695 408 999
Barcelona931 187 928


Acepto la polí­tica de protección de datos Loader

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *